Quiero reírme

por | May 31, 2023 | Formación, Reflexiones, Víctor Martell | 0 comentarios

Hace muchos años escuché a Monseñor Rómulo Emiliani, en uno de sus Mensajes al Corazón, algo que me conmovió en aquel entonces. Recuerdo que lo comenté en el programa radiofónico que tuve en esa época y ahora tropecé con mis notas; y sentí el deseo de compartirlo con ustedes, porque todos necesitamos: del sentido del humor, yo siento que nosotros, los que hemos visto caer muchas hojas del calendario debiéramos ponerlo en práctica, porque ese gran sentido es una de las cualidades para destacarse en la vida.

Vamos a ponerlo en práctica, dejando a un lado todos los problemas, vamos a ponerlo en un ángulo muy especial: el ángulo de la alegría, allí vamos agregar sentido del humor, jocosidad y agradabilidad, le permitirá convertirse en mejor persona.

El sentido del humor es un gran remedio para las tensiones; uno es capaz de reír en medio de las preocupaciones, del trabajo fuerte y del dolor que producen las espinas de la vida.

Reír es añadir a nuestro convivir, a nuestro existir, un aire especial de alegría.

Reír es hacer del mundo un lugar de convivencia pacífica, de manifestar que somos pacíficos, que no queremos ser agresivos, que no apretamos los dientes en señal de cólera, ni empuñamos las armas de la violencia.

El que ríe sanamente es un hombre bueno.

La risa nos permite, en medio de nuestras responsabilidades y dolores, ver la vida no tan seriamente, no coger todo “tan a pecho” sino dentro del más sano juicio, relativizar todo y darse cuenta que solo hay un absoluto: Dios.

Muy importante es que tengan claro este concepto, el sentido del humor, no implica burlarse de los sufrimientos y dolores que tiene la humanidad o una persona en particular. No es ridiculizar al hombre hasta pisotearlo en su dignidad, ni tiene que ver con lo grotesco, lo vulgar e inmoral. La sonrisa cuando es sincera produce efectos maravillosos en los demás. Trasmite paz, serenidad y alegría de vivir. Una leve sonrisa en sus labios es suficiente para levantar el corazón, mantener el buen humor, conservar la paz y embellecer su cara.

Sonría hasta producir en su corazón alegría. Mándeles su sonrisa a los demás hasta que provoque la sonrisa en otros. La sonrisa produce muchas veces el milagro de hacer que tu prójimo deje de llorar y que este triste.

Por favor, sonría a los tristes, a los tímidos y a los que sufren. Sonría a los amigos, a los ancianos, a los jóvenes, a su familia y a sus penas. Siga mi consejo y sonría cada vez que pueda y verá como se convierte su pena en alegría y su dolor en gozo.

Yo recuerdo que estábamos hace mucho tiempo, en un país muy lejos de acá y estando en una reunión, nos cerraron las puertas y los que allí estábamos sabíamos lo que podía suceder y entonces un compañero nuestro, comenzó a reírse bajito primero y después lo convirtió en una carcajada a todo pulmón y casi todos los que allí estábamos comenzamos a reírnos, al poco tiempo se abrieron las puertas y nada paso, porque estábamos iluminados y absortos en la sonrisa olvidamos todo.

Sonría, ahora mañana y todos los días y aprenda a estar feliz. Sonreír aumenta el sentido del humor y mejora este mundo en el que vivimos, ustedes han contado, cuantas personas mal encaradas nos encontramos todos los días, no seamos una más, que siempre tu sonrisa este a flor de labios. Animo y recuerda que con Dios todo es posible, sin ÉL nada.

Víctor Martell

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER