últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano

Velar, estar despiertos, que vendrá Jesús

El Señor vendrá, pero no sabemos cúando.  Es por eso que hay que velar. Parece curioso que el en comienzo del año litúrgico, se nos presenta el fin.  Pues se nos exhorta a velar y a aguardar que se manifieste nuestro Señor Jesucristo.  Vendrá él, sí, pero no sabemos...

Juzgar a los benditos y a los malditos

No es el proceder de Cristo Rey juzgar según las apariencias.  Y en el día final, son sus enseñanzas de palabra y de obra que nos van a juzgar. Desde hace dos domingo se nos exhorta a velar y a estar listos para la venida de Jesús en su gloria.  Y hoy se nos concreta...

Capacidad para apresurar la venida del Señor

Jesús nos comparte su unción y su misión de llevar la Buena Nueva a los pobres.  Le encarga a cada uno tareas según su capacidad. Por la gracia de Dios, tenemos la capacidad de creer en Jesús.  Pero cuando venga al cabo de mucho tiempo, ¿encontrará él esta fe en la...

Sensatos e insensatos a los ojos de Dios

Jesucristo vendrá a la hora que no pensemos.  Es por eso que hemos de estar listos y contarnos entre los que son sensatos, no los insensatos. Se nos contó hace cuatro domingos que se hallaban entre los convidados de Dios los malos y los buenos.  Hoy se nos dice que...
Juzgar a los benditos y a los malditos

Dichosos y alegres seguidores de Jesús

Jesús nos enseña de palabra y de obra lo que es la verdadera dicha.  Es que quiere él que seamos dichosos y alegres de manera plena. Proclama dichosos Jesús a los que el mundo toman por desgraciados.  Es decir, él rompe esquemas:  anuncia él una contracultura;...

Juzgar a los benditos y a los malditos

Trampa es nada más, no cabe duda

Jesús penetra el corazón y sondea las entrañas.  Es por eso que los que lo buscan comprometer y le tienden una trampa caen ellos mismos en ella. Los fariseos y sus seguidores están en contra del pago de impuesto al César.  Los herodianos, en cambio, están a favor. ...

Juzgar a los benditos y a los malditos

Convidados al banquete nupcial real

Jesús es la plenitud de la revelación de Dios.  Por él, por lo tanto, se nos da a conocer plenamente que Dios quiere que seamos todos sus gratos convidados. Resulta que los primeros convidados a la boda del hijo del rey no se la merecen.  Y es por eso que tiene a bien...

Juzgar a los benditos y a los malditos

Confiables y fructuosos labradores

Jesús es la confianza extrema en persona que Dios pone en nosotros.  Y tal confianza nos alienta a hacernos confiables, fructuosos y listos para entregar a Dios los frutos debidos. Dios, seguramente, nos toma por personas confiables.  Pues si no, no nos arrendaría él...

Juzgar a los benditos y a los malditos

Igual trato a todos los necesitados

Jesús es el que da a conocer a Dios.  Ese Dios es bueno con todos y trata igual a los que producen poco que a los que producen mucho. El Dios a quien da a conocer Jesús es muy bueno.  Al igual que el propietario que sale cinco veces a contratar jornaleros, Dios provee...

Juzgar a los benditos y a los malditos

Acuerdo y desacuerdo en la Iglesia

Jesús está en medio de los que nos reunimos en su nombre.  Por él nos ponemos de acuerdo unos con otros y con nuestro Padre del cielo. Basta con que dos se pongan de acuerdo, que dos o tres estén reunidos….  Así que, en primer lugar, no hace falta una «megaiglesia». ...

Pin It on Pinterest