últimas noticias sobre el COVID-19

Entradas sobre Desde un punto de vista vicenciano

Llama del fuego ardiente y renovador

¡Jesús es Señor! Pero esto lo podemos decir solo por el Espíritu Santo. Y solo su llama puede renovar a la faz de la tierra. Viene el Espíritu Santo con la fuerza de un viento recio que llena toda la casa donde están los discípulos. Y se posa encima de cada uno una...

Levantar al pobre y al desvalido

Jesús ha ido al cielo. Y desde su trono mira a la tierra, para levantar del polvo al desvalido y alzar de la basura al pobre (Sal 113, 6-7). Jesús manda a sus seguidores que aguarden al Espíritu Santo. Y en seguida, preguntan si ya se le va a levantar de nuevo al...

Defensor trino de los indefensos

Al igual que su Padre, Jesús hace justicia a los afligidos y defiende el derecho de los pobres. Con todo, les procura otro Defensor. Jesús conforta a los suyos. Están tristes, pues se despide él de ellos. Y sienten que se les viene encima una desgracia. ¿Se le herirá...

Mostrar a Jesús para mostrar al Padre

Jesús es quien da a conocer al Padre. Nos toca a los cristianos mostrarlo, asemejados a él, y así mostrar a la vez al Padre. Están aprensivos los discípulos. Es que Jesús les asegura que uno de ellos se va a mostrar traidor. Y otro cobarde, el que afirma que dará su...
Discernir y acoger la realeza de Cristo

Primero y mayor de todos los mandamientos

Enseña Jesús que el primero y el mayor de todos los mandamientos es el amor a Dios y al prójimo.  Además, practica perfectamente el Maestro lo que enseña. En el judaísmo, se enumeran 613 mandamientos.  De éstos, 365 son prohibiciones y 248, mandamientos positivos. ...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Salto de fe, esperanza y alegría en la oscuridad

Envuelto en debilidades, Jesús comprende a los sentados al borde del camino.  Llamándoles, los hace dar un salto, para que se le acerquen y lo sigan por el camino. Oye Bartimeo que cerca de él pasa Jesús.  No se nos indica si el ciego siente en su corazón un salto de...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Entusiasmo para servir hasta el extremo

Jesús es modelo de servicio con determinación y entusiasmo hasta el extremo.  Sirven también determinados y entusiasmados hasta el fin sus verdaderos discípulos. A los hijos de Zebedeo se les puede echar en cara su incomprensión y su ambición.  Pero no se les puede...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Todo, dejarlo todo por causa de Jesús

Jesús proclama el Evangelio del Reino y asiste a los necesitados de toda clase.  Herederán el Reino y sus bienes y riquezas quienes, dejándolo todo, sigan a Jesús. Mientras se está poniendo en camino Jesús, un hombre no identificado se le acerca corriendo. ...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Contar a quienes no cuentan a los ojos del mundo

Jesús es refugio de los oprimidos.  Nos quiere protegiendo a los indefensos.  Y nos manda contar a las personas que no cuentan a los ojos del mundo. Se puede suponer que las mujeres y los niños quedaban sin contar en el mundo herodiano.  Pues, Herodes, sin ningún...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Integridad y unidad del Cuerpo de Cristo

Jesús nos da dones espirituales a los congregados en su nombre.  Espera que nosotros guardemos la integridad y la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. Nada más caer Adán y Eva en la tentación serpentina, se les comienza a corroer la integridad personal.  Pues,...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Indefensos, heridos, poco entendidos, pero elegidos

Jesús es la salvación y el amparo de los indefensos como los niños.  Los abraza, los sana y los nutre de su cuerpo y sangre. Por segunda vez, anuncia Jesús a sus discípulos su pasión, muerte y resurrección.  Y esta vez, ninguno de ellos se atreve a increparle.  Pero...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Hostilidad entre la serpiente y los hombres

Jesús es el Mesías, con misión de evangelizar a los pobres.  No se echa atrás ante la hostilidad de la serpiente. Luego de confesar acertadamente el portavoz de los discípulos que Jesús es el Mesías, éste les prohíbe decírselo a nadie.  Es que se da cuenta...

Discernir y acoger la realeza de Cristo

Sordos oyen la Palabra, mudos la proclaman

Jesús hace oír a los sordos y hablar a los mudos.  Nos quiere oyendo claramente la palabra de Dios y proclamándola con acierto. Los que han visto la sanación de un sordomudo reconocen que Jesús inaugura la nueva creación.  Proclaman que todo lo hace bien el...

Pin It on Pinterest