Navidad, tiempo para encarnar a Jesús en la pobreza de nuestra Congregación

por | Dic 26, 2022 | Congregación de la Misión, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Navidad es nacer; luz, vida, alegría, es compartir, es hacernos pequeños, es dejar nuestros privilegios, es abandonar nuestra zona de confort, es arriesgarnos, es desafiarnos, es salir de nosotros mismos, es buscar el bien del otro antes que el propio, es cambio, novedad, diferencia y diversidad, en otras palabras, RENACER y RENOVAR nuestra historia al inicio del Quinto Centenario de la Congregación de la Misión en el mundo entero.

Es un tiempo propicio para discernir si estamos encarnando en nuestra vida cotidiana, la presencia de Jesús en la pobreza de nuestra Congregación. Hoy más que nunca se hace necesario volver a retomar las conclusiones del Documento Final de nuestra reciente Asamblea General que nos pone en perspectiva de aplicación práctica y renovación de nuestro dinamismo vocacional y misionero, entre los más pobres, en la comunidad.

Es difícil y apasionante a la vez, acentuar algunas opciones o aproximaciones en nuestros estilos, que se hacen en medio de la pobreza de nuestra Congregación, una comunidad que está constantemente saliendo a defenderse antes que mostrar su naturaleza más real y cotidiana. Una comunidad que está muy segura de sí misma y que confía en sus métodos tradicionales, creyendo que éstos responden a nuestra realidad actual y los desafíos que conlleva hoy, ser misioneros en un mundo diferente al que habíamos pontificado y que creíamos que no cambiaría para nuestra suerte. Unos oficios que nos parecían eternos, pensando que nadie los haría mejor que nosotros o nuestra autosuficiencia que marcaba el estilo de conducción, liderazgo y autoridad que nos alejaron de nuestras virtudes fundacionales. La Asamblea General intentando leer algunas de estas opciones, destaca algunas para vivir y transformar en nuestro tiempo:

Espiritualidad

¿Qué significa encarnar una espiritualidad vicentina o redescubrir la dimensión contemplativa de nuestro carisma?

Si bien repetimos con insistencia, esta frase de San Vicente: “Dadme un hombre de oración y serás capaz de todo”, sabemos que ella por sí sola, no va a recrear nuestras opciones espirituales ni mucho menos movilizar a la comunidad local o provincial, tampoco se trata de un intimismo espiritual desesperado en cumplir por cumplir normas comunitarias acerca de nuestra vida orante, ni tampoco la proyección de esa oración encarnada en la vida comunitaria, que muchas veces, no existe o es aparente y por momentos se esfuma para dar paso a nuestra verdadera realidad. Ya lo decía el Papa Francisco en su Audiencia a la Asamblea de la CM: “«No sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales o pastorales sin una espiritualidad que transforme el corazón» (EG 262). Ahora al recordar los votos emitidos o las virtudes propias, podemos trazar una ingenua intención, que ellas están incorporadas sin mayor esfuerzo o testimonio; es difícil pedir algo que no se vive o exigir pasos de estabilidad concretos, si suponemos que ellos se logran por el solo hecho de quererlos o demostrarlos para dejar contentos a los demás o delante de nuestros superiores.

La crisis de la pandemia, la crisis social y política, la crisis ecológica, la crisis eclesial, la crisis congregacional y la crisis de las instituciones, se dan en un contexto muy desafiante y en un ambiente de transformación real de muchos de los elementos que estructuraban el esqueleto de nuestra seguridad institucional. El liderazgo de la vida consagrada tiene la fina misión de desempeñarse entre, por, para y con las personas. Compartiendo espacio. Viviendo en proximidad. Esa es la clave. El respirar con el otro, o la otra, provoca misericordia y compasión. Es hacer propias las situaciones difíciles y también las gozosas de los hermanos o hermanas. Pero para eso hay que saber esperar, ejercitarse en la espera y practicar la espera, que es la enseñanza evangélica de la oración constante. Algunas veces he llegado a preguntarme si la extendida desconfianza que, como virus de la pandemia, afecta a la vida consagrada, la padecerán también nuestros líderes. Si el servicio de animación está más mediatizado por los peligros que por las posibilidades. Incluso, he llegado a preguntarme si en el ejercicio de animación y liderazgo es más fuerte la sospecha que la fraternidad.

Cuando un líder sabe esperar, quiere decir que ha probado la paciencia de Dios con su propia existencia. Ha entendido que siempre es más grande, y va más lejos, la gracia que el pecado; la misericordia que la debilidad. Cuando alguien sabe esperar, permite que la persona se abra al discernimiento, a la oportunidad y al crecimiento. No juzga por primeras impresiones o por «clichés» sin Evangelio. Así, aparecen ante nosotros personas que están en búsqueda, que tienen su verdad y, sobre todo, se hace fuerte la convicción de que el carisma no es de nuestra propiedad, sino que somos propiedad del carisma. Cuando sabemos esperar, ejercitamos la paciencia ascética del encuentro con Dios, que es el único camino para poder contemplar el rostro de los hombres, nuestros hermanos consagrados. Porque, lo que es evidente es que un liderazgo sin capacidad para la espera deriva en un ejercicio de «rebajas, saldos o liquidación por cierre». Quien, por el contrario, entre en la docilidad de aprender a esperar, descubrirá que su comunidad, está habitada por personas que como él buscan Reino y oportunidad; buscan verdad… Y estos valores aparecen mediante algo tan urgente y aparentemente poco ágil como saber esperar. Por eso hay que aprender a habitar nuestra Congregación desde nuevos espacios y riesgos.

Álvaro Tamblay CM
Congregación de la Misión, Provincia de Chile

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER