“No tengan miedo”

Gn 49, 29-32; 50, 15-26; Sal 104; Mt 10, 24-33.

La tarea que Jesús encomienda a sus discípulos en el Evangelio y a nosotros hoy, es muy grande. La predicación de palabra y obra se encontrará con muchas dificultades. Predicar el amor que Jesús nos enseña, el amor que Dios padre nos tiene, en ambientes donde el egoísmo, la injusticia, la envidia y otros tantos males que tienen a nuestra sociedad esclavizada, no es tarea fácil. Pero esta empresa no es algo que haremos solos. Esto es un proyecto de Dios y es Él quien nos dará la fortaleza y confianza para llevarlo a cabo cuando aceptamos el compromiso de colaborar.

Si sembramos amor, irán desapareciendo el odio, la envidia, el egoísmo, la injusticia, la mentira y la intolerancia. No sabemos cuándo estos males desaparecerán, pero tenemos que empezar a trabajar. Primero con nosotros mismos, siguiendo con los que están a nuestro alrededor. Tengamos siempre presentes las palabras de Jesús: “No tengan miedo, Yo estoy siempre con ustedes”.

Pidamos a Nuestra Madre María que interceda por nosotros para así colaborar con Jesús a llevar su mensaje.

¡Oh María concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a Ti!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Corina Garza

Pin It on Pinterest

Share This