Toda la experiencia de la Comunidad ha sido un continuo asombro frente a las muchas realizaciones que nos fueron solicitadas de una manera completamente inesperada… fue así con la apertura de varios centros en Italia, de la Casa Familia… pero nada sugiere fe en Alguien que nos guíe, como el P.  Matteo – cuánta es la historia de nuestros centros en el extranjero.

Desde Perú, la solicitud de una madre del lugar llegó a Trivigliano precisamente el día de Pentecostés; de Colombia, la propuesta provino de las Hijas de la Caridad … y otras solicitudes, como recientemente de Ecuador. Nuestra respuesta siempre ha sido posible gracias a la generosidad y dedicación de nuestros operadores … que han logrado superar todas las barreras lingüísticas y culturales para brindar a otros la esperanza de una vida posible y mejor.

¡Es la certeza de la fuerza del Amor que rompe todos los obstáculos!

Inicialmente, había desconfianza hacia nosotros incluso a nivel local: se pensaba que la nuestra era una de las muchas realidades que llegan al país con fondos y proyectos financiados, pero después de dos años, tocó con las manos que solo era el objetivo. Amor más libre para cualquiera en dificultad, tanto en Italia como en Perú. Como prueba del respeto absoluto a la dignidad de los jóvenes del país, junto con la apertura del primer centro, se inauguró la Asociación “Comunidad en Diálogo”, establecida bajo la ley peruana, que gestiona de manera integral e independiente, con el apoyo de la Congregación de la Misión y de la comunidad italiana, todas las actividades en Perú.

Desde el principio, entonces, se sintió la necesidad de ocuparse de la prevención y de conocer a las familias de los jóvenes en dificultades, ya en el programa: se creó así un centro de escucha, en el Colegio Manuel Pardo de Chiclayo, con la colaboración de los Padres Vicentinos y figuras profesionales locales. Con el tiempo, el centro de escucha se ha convertido en una oportunidad para la interacción con la sociedad de Chiclayo, con reuniones de sensibilización y prevención en parroquias, asociaciones eclesiales y realidades culturales, incluidas las universidades locales, que son de gran interés. Para nuestro acercamiento a la persona en su conjunto.

El 14 de octubre de 2008, se inauguró el centro “Vittoria” en Soacha, cerca de Bogotá, Colombia, donde desde 2006 la Comunidad del Diálogo ha colaborado con la Clínica de Hijas de la Caridad de Bogotá, que acoge a los jóvenes que viven en las calles. Hoy el primer grupo de colombianos está trabajando en la reestructuración y ampliación del Centro, con tanta confianza en los resultados que surgirán de su compromiso.

Juan Carlos Reaño Paiss
Fuente: http://cmperu.com/

Pin It on Pinterest

Share This