últimas noticias sobre el COVID-19

Actitudes eucarísticas (Lc 9,11-17)

por | Jul 6, 2019 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Hace años, asistí al funeral de un condecorado veterano de la Segunda Guerra Mundial. A la ceremonia asistió una guardia de honor de ocho personas; no solo leyeron una nota sobre su servicio ejemplar, presentaron solemnemente la bandera a su familia, sino que se pusieron firmes ante la conmovedora interpretación de los toques. Como puedes imaginar, la mayoría de los presentes se emocionaron, y algunos hasta las lágrimas. Recuerdo haber hablado con un joven pariente del soldado, que me dijo que la ceremonia no solo lo llenó de gratitud por lo que había hecho su tío, sino que también despertó el deseo en su corazón de brindar algún servicio a sus vecinos, especialmente a los que no tenían a nadie que hablara por ellos. Lo que más tarde me sorprendió fue cuán poderosamente una ceremonia bien realizada podría tocar a quienes la compartían, cómo podría generar nuevas actitudes e incluso llevar a resoluciones para actuar de diferentes maneras. La gente quedó atrapada en su significado y fue motivada por lo que se dijo y se conmemoró.

Cuando nos reunimos alrededor de la mesa de la Cena del Señor cada domingo, para celebrar la entrega de su Cuerpo y Sangre por nosotros, haríamos bien en reflexionar sobre lo que estamos compartiendo. Como acto fundamental de la comunidad cristiana, la Eucaristía está destinada a sumergirnos en las corrientes más profundas de nuestra fe. Mucho más poderosamente que la ceremonia de los toques en el funeral, ha atraído a generaciones de creyentes a las actitudes y consecuencias del discipulado. Vicente a menudo enfatiza tener la mentalidad correcta: «Alabo a Dios por las buenas disposiciones que Él te da para que te sientas más y más agradable ante Sus ojos» (VII: 471). ¿Cuáles son algunas de las actitudes, realizaciones y comportamientos que puede traernos la Eucaristía cuando compartimos de todo corazón?

Lo más obvio es el hecho de que es una comida. Es compartir el pan y el vino, repartir de un lado a otro no solo la comida y la bebida, sino, lo que es más importante, compartir la¡s personas. Hoy podríamos llamarlo un encuentro, una reunión de mentes y corazones, de persona a persona. Mucho más surge de esto.

Por un lado, el compartir comunica generosidad. Hay un obsequio, un enfocarse en los demás en la mesa, lo que se expresa tan conmovedoramente en las palabras de Jesús: «Este pan y esta copa son mi cuerpo y mi sangre, entregados por vosotros». Pero en ellos hay muchas alusiones a lo que ha sucedido antes. Una clave se encuentra en el capítulo 9 de Lucas, donde Jesús no solo alimenta a la multitud hambrienta, sino que también llama a sus discípulos a la generosidad, al pedirles que distribuyan lo que se le ha proporcionado. Tomado en su propio gesto con las manos abiertas, los Doce son hechos parte de su solicitud y se preocupan por la multitud. Es una de las muchas escenas del Evangelio que subrayan el empuje que nos da el compartir en la Eucaristía, que nos permite continuar con ese gran corazón y sostener ese desinterés. Ser incluido en esta abundante comida significa ser estimulado a ir y hacer lo mismo, a regalar los bienes propios (y de hecho, a uno mismo) por el bien del otro.

Por otro lado, esta es una comida de bienvenida, mejor dicho, de acogida. La conversación de Jesús con los que están en la sala es de inclusión. Está reuniendo a su alrededor no solo a los discípulos presentes allí (incluido el que él sabe que lo va a traicionar), sino también a todos los pueblos. “Esto es pan y vino (mi propio yo) entregado por ustedes y por los muchos”, para todos, todas las razas, credos y naciones. Al compartir esta maravillosa comida, somos llamados a tomarla en solidaridad con todos los pueblos de esta tierra, a salir y dar la bienvenida que Jesús extiende a todos los hijos de Su Padre.

En tercer lugar, es una reunión que transmite confianza. Se hizo en una noche cuando la amenaza estaba en el aire, cuando las advertencias de calamidad estaban cerca. Y, sin embargo, Jesús sigue adelante. Frente a lo desconocido, el Señor, no obstante, se entrega a sí mismo, no solo a sus seguidores sino a su amoroso Padre. Fue una comida peligrosa que se comió con confianza de que, de alguna manera, las cosas se harían mientras Jesús permite que su futuro se ponga en manos de su querido Padre. Compartir esta comida sagrada cada semana es compartir la confianza, la entrega, en la certidumbre de que Dios está de nuestro lado y quiere lo mejor para cada uno de nosotros.

Justo al final, Jesús dice: «Haz esto en memoria mía». ¿Hacer el qué, para recordarlo? Muchas cosas, pero ciertamente estas. Hacer cosas generosas desinteresadas. Hacer cosas acogedoras, especialmente al extraño. Y hacer cosas que muestren confianza en la bondad y el cuidado de Dios.

En la medida en que nos ocupemos de ello, esta Eucaristía genera disposiciones, suscita convicciones y fomenta comportamientos. Esta comida ritual de sacrificio no es neutral, algo que solo se mira. Nos ha de arrastrar con ella, llevarnos con su impulso, impulsarnos a hacer el tipo de cosas que realmente son memoria de Jesús, haciendo que su persona y su Reino se hagan presentes en este tiempo y lugar.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This