Evangelio y Vida para el 26 de octubre de 2015

por | Oct 26, 2015 | Evangelio y Vida, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio y vidaRom 8,12-17; Sal 67; Lc 13,10-17.

“Andaba encorvada, sin poder enderezarse completamente”

En la Carta a los Romanos y en el Evangelio vemos la importancia que Dios le da al ser humano. Jesús quiere desatar, liberar, rescatar, quitarnos lo que nos está encorvando, lo que nos está esclavizando, lo que impide que volvamos a Dios, que dialoguemos con Él, que seamos realmente personas. Si sus adversarios se sentían confundidos de lo que decía y hacía, es porque estaba realizando algo diferente a los ojos de los hombres, algo que solo podía venir de Dios, de su Espíritu.

Tenemos la fuerza del Espíritu Santo para vencernos a nosotros mismos, tenemos el amor de Jesucristo. Jesús al verla la llamó y le dijo: –Mujer quedas libre de tu enfermedad… hemos recibido el espíritu de hijos adoptivos, no de esclavos. Podemos enderezarnos, mirar desde nuestra dignidad, no desde el autodesprecio o los complejos que nos encorvan, somos hijos de Dios…

¿De dónde vienen o quién me puso las cargas que llevo y me hacen encorvar? ¿Qué cargas llevo que me mantienen encorvada, sin atreverme a ver la vida y enfrentarla? ¿Quiero, pido, deseo liberarme? Te invito a hacer silencio. Pide a Jesús envié su Espíritu sobre ti, ora meditando el Evangelio y poniéndote tú en el lugar de la mujer encorvada; ¿qué hace, qué dice Jesús? ¿Qué te dice a ti?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autora: María Elena Quiñonez, H.C.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER