Evangelio y Vida para el 30 de junio de 2022

por | Jun 30, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«¡Ánimo hijo! Tus pecados te son perdonados”

Am 7, 10-17; Sal 18; Mt 9, 1-8.

Pice el evangelio que le llevaron a Jesús un paralítico. Esto me hace pensar en la necesidad que tengo de ser ayudado por otros. En la vida no puedo pretender salvarme a mí mismo. Así como el paralitico necesitó que alguien lo acercara a Jesús, también nosotros necesitamos de los demás, de la comunidad, para que se dé el encuentro y el perdón. Por esta razón Jesús nos deja la Iglesia, los sacramentos, su Palabra, su Espíritu, que son los medios que nos llevan a encontrarnos con Él.

Jesús manifiesta que tiene el poder no solo de sanar, sino también de perdonar. Llega a la raíz misma de la condición humana necesitada de salvación. Pero en la vida también habrá personas que, como en el evangelio se dice de los letrados, “piensen mal» y tengan otras intenciones, otros intereses, otras maneras torcidas de pensar que no sean las correctas, las transparentes, las sencillas, sino más bien mal intencionadas.

Solo el encuentro con Jesús me quitará las parálisis del corazón y de la mente para pasar por el mundo como Él lo hizo: haciendo el bien (Hech 20, 35).

Señor, estoy dispuesto a dejarme sanar por Ti. Tú tienes el poder para cambiarme por dentro, cúrame Señor Jesús.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Benjamín Romo Martín C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This