Entrevista con sor Miroslava Bradica, Superiora General de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl (Zagreb)

por | May 23, 2022 | Noticias | 0 comentarios

Sor Miroslava, ¿cuándo y cómo se fundó su Congregación?

El origen de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl, con la Casa Madre en Zagreb, está ligado a la acción pastoral del Arzobispo de Zagreb, Cardenal Juraj Haulik, que el 5 de septiembre de 1845 invitó a Zagreb a las seis primeras hermanas de la región austriaca del Tirol para que, a través de ellas, arraigara el carisma de san Vicente de Paúl en Croacia. Las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl de Zagreb pertenecían originalmente a una de las diversas ramas de las Hermanas de la Caridad de Alemania. Las Hermanas de la Caridad de Zagreb siguen el espíritu, el carisma y la constitución originales de San Vicente de Paúl.

Nada más llegar, las hermanas aplicaron el carisma vicenciano en el plano educativo y social. Abrieron numerosas escuelas primarias y secundarias, centros educativos, jardines de infancia e internados para la orientación educativa de los jóvenes. En su preocupación por los pobres, los enfermos y los incapacitados, las hermanas construyeron hospitales, residencias para ancianos, orfanatos y hogares para pobres.

Durante los primeros once años de su estancia en Croacia, las Hermanas de la Caridad de Zagreb permanecieron vinculadas a la administración de las Hermanas de la Caridad con la Casa Madre de Zams, en el Tirol. Como el número de las hermanas aumentó, y con él sus actividades, el 22 de octubre de 1856, las Hermanas de la Caridad de Zagreb se hicieron autónomas, por la gracia y la ayuda del arzobispo Juraj Haulik, y tomaron el nombre de Congregación de las Hermanas de la Caridad con la Casa Madre en Zagreb. Como la Congregación creció en número, en 1932 se dividió en provincias: la Provincia de la Madre del Buen Consejo – Rijeka, la Provincia de la Inmaculada Concepción – Zagreb y la Provincia de la Anunciación del Señor – Split. En 1939 se fundó la Provincia de Cristo Rey en Sudamérica con sede en Dock Sud (Buenos Aires), que en 1977 se dividió en dos provincias: la Provincia de Cristo Rey-Argentina y la Provincia de la Reina de la Paz-Paraguay. En 1974 se fundó la Provincia de la Madre Admirable-Sarajevo y en 1959 la Delegación de los Sagrados Corazones de Jesús y María – Roma. Como muchas hermanas desarrollaban actividades en Bulgaria, especialmente en Plovdiv y Sofía, en 1963 se fundó también la Delegación Búlgara de los Santos Hermanos Cirilo y Metodio en Kometovo-Plovdiv, que fue suprimida durante el Capítulo General de 2017.

Según las últimas estadísticas, a 31 de diciembre de 2020, la Congregación cuenta con seis provincias y una delegación en las que trabajan 621 hermanas, repartidas en 85 filiales en 12 países del mundo (Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Monte Negro, Bulgaria, Italia, Alemania, Austria Canadá, Argentina, Paraguay e Islas Salomón).

¿Cuáles son sus actividades misioneras?

Siguiendo el ejemplo de nuestros santos fundadores, san Vicente y santa Luisa de’ Marillac, las Hermanas de la Caridad nos esforzamos con gran esmero en fomentar y cultivar las vocaciones de aquellas Hermanas que por inspiración divina desean consagrarse a la actividad misionera ad gentes.

Desde los inicios de la administración autónoma de la Congregación de las Hermanas de la Caridad en Zagreb, las hermanas se dedicaron al espíritu misionero, de modo que, ya en 1881, las primeras hermanas misioneras partieron hacia Turquía y otros países de Europa del Este, bajo el gobierno imperial turco. Durante mucho tiempo las hermanas estuvieron activas en Bosnia, donde llevaron a cabo diversas actividades, algunas de las cuales siguen presentes hoy en día. En 1934, las Hermanas de la Caridad de Zagreb partieron hacia Argentina y luego hacia Paraguay.

Aunque la Congregación ha visto reducido el número de hermanas debido a las desgracias y sufrimientos de las guerras, en 2011 cuatro hermanas misioneras partieron a las Islas Salomón, en Oceanía, donde siguen realizando actividades entre las tribus pobres de la isla Malaite: las hermanas organizan muchos cursos útiles para mejorar su vida religiosa y familiar. Con su ejemplo, las hermanas inspiran nuevas vocaciones, de modo que incluso las niñas indígenas se acercan a ellas para hacerse monjas. Sensibles a las necesidades de los países pobres, cada año organizamos ferias misioneras en diversas comunidades de la congregación para recaudar los medios necesarios para nuestras misiones y las de la Iglesia en general.

Como congregación activa, respondemos regularmente a las necesidades de la Iglesia y del hombre contemporáneo, siempre atentas y sensibles a las necesidades de los más desfavorecidos. Dondequiera que nos encontremos, nos esforzamos siempre por conservar y reavivar el espíritu de la Congregación, y por amor a Dios abrimos nuestros corazones a los necesitados del mundo moderno.

En esta época de pandemia, ¿cuáles fueron las mayores necesidades que encontraron? ¿Qué parte del pueblo es la que más sufre?

Profundamente arraigadas en el presente de nuestro pueblo, así como en la actividad de la Iglesia local, sentimos compasión y ayudamos a la población que sufre. Una gran parte de nuestra Congregación se vio afectada por la peligrosa y terrible pandemia, a consecuencia de la cual murieron 15 hermanas en la Casa Madre de Zagreb. A este calvario se sumó el terremoto que asoló Zagreb dos veces el año pasado y la región de Banovina, causando graves daños a la Casa Madre. Para la población damnificada, que se encontraba al borde de la desesperación, además de la ayuda material necesaria, también era necesaria la ayuda espiritual.

Como congregación, hemos estado a menudo presentes en varios proyectos para dar ayuda material a los más indigentes y para llevar ayuda espiritual a las familias a las que podíamos llegar con la colaboración del párroco local o a través de los amigos de los familiares de las familias más afectadas.

Como congregación, acudimos a menudo a ayudar a Cáritas, colaborando en la distribución de alimentos, hablando con los afectados, consolándolos y rezando el rosario con y por ellos. Hemos visitado las aldeas destruidas, organizado misas y rezado juntos por ellos y con ellos. Como siempre, los más pobres son los que más sufren, la parte de la población que en estas tragedias suele estar olvidada, abandonada.

En enero de 2020, usted participó en la reunión internacional de la Familia Vicenciana mundial en Roma. Después de más de dos años, ¿qué iniciativas de la reunión le han impresionado más?

Entre las muchas iniciativas, me impresionó especialmente el énfasis en la necesidad de estar conectados, como el apoyo mutuo entre todos los miembros de la Familia Vicenciana. Conectados entre sí nos sentimos más fuertes espiritual y materialmente, mientras que la conciencia de pertenecer a una familia así, que ayuda de corazón a sus hermanos en los más diversos problemas, despierta orgullo y entusiasmo.

Como Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl, ¿tienen algún proyecto o actividad que realizar en este momento?

El terremoto y los enormes daños causados a la iglesia y a la Casa Madre de Zagreb, así como a las casas filiales, nos han obligado a realizar un proyecto no planificado, destinado a restaurar y renovar la Casa Madre para ofrecer a las hermanas un lugar de oración y unas condiciones dignas en las que vivir y trabajar.

El segundo proyecto que nos toca de cerca, y que iniciamos antes de la pandemia, es la construcción de la casa del noviciado en las Islas Salomón. Desde la apertura de la misión en 2011, el número de vocaciones autóctonas no ha dejado de crecer, lo que nos ha obligado a iniciar la construcción de la casa del noviciado lo antes posible, para acoger a las chicas locales.

Un tercer proyecto es particularmente importante para nosotras, y muy querido por nuestros corazones: trabajar más intensamente para que nuestras siete Hermanas, Siervas de Dios, sean proclamadas oficialmente mártires lo antes posible.

Por último, un proyecto importante es la preocupación por los sin techo, los indigentes, los abandonados, que actualmente llevamos a cabo a diario por medio de la «Casa de Refugio» de Rijeka, donde durante todo el día se ofrece ayuda organizada a los necesitados. Las hermanas de Zagreb ofrecen el mismo tipo de ayuda en la «Casa de la Misericordia», a la que acuden cada día más de un centenar de pobres y sin techo. En Argentina, las hermanas ofrecen ayuda organizada en la «Casa de la Bondad en el Muelle Sur» de Buenos Aires. En Paraguay las hermanas ayudan recogiendo a los pobres en la «Casa de la Hermana Slava» (una hermana de la caridad que murió en olor de santidad) en Asunción.

Elena Grazini

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This