Desde un punto de vista vicenciano: sinodalidad y escucha

por | Abr 1, 2022 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 1 comentario

Para mí, la palabra más invocada cuando uno reflexiona y participa en la llamada a la sinodalidad en la Iglesia actual es «escuchar».  El «caminar juntos» que describe el carácter de la sinodalidad presupone la capacidad y la voluntad —incluso el afán— de invitar y responder a la experiencia de todos los cristianos. Un énfasis particular dirige nuestros oídos a aquellos que a menudo pueden pasar desapercibidos e infravalorados.

Los documentos escritos para guiarnos en este iniciativa comienzan sistemáticamente con la instrucción de escuchar la Palabra de Dios y entregarse al impulso del Espíritu Santo. El Evangelio de la Transfiguración incluye la escena en la que la voz del cielo dirige a los discípulos:

«Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle» (Lc 9,35).

Más adelante en los Evangelios, Jesús promete al Paráclito y destaca su papel de guía:

«Y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros […]. El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho» (Jn 14:16-17, 26)

Así pues, la primera escucha que se nos pide tiene que ver con nuestra disposición a ser instruidos por la Palabra de Dios y guiados por el Paráclito de Dios. El documento fundacional de la Comisión Teológica Internacional, La sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia (ITC), prescribe que «antes de escucharse unos a otros, los discípulos deben escuchar la Palabra» (ITC 109c).

Con este punto de partida, los documentos nos dirigen a una amplia gama de personas y grupos que deben prestar atención a sus cargos:

  • Los pastores deben escuchar atentamente los deseos (vota) de los fieles (ITC 68);
  • Los teólogos deben desarrollar su capacidad de escucharse mutuamente, de dialogar, de discernir y de armonizar sus múltiples y variados enfoques y aportaciones (ITC 75);
  • Un obispo debe escuchar a sus sacerdotes, consultarlos y dialogar con ellos (ITC 81);
  • El Sínodo de los Obispos debe escuchar más ampliamente y con más atención el sensus fidei del Pueblo de Dios (ITC 100);
  • El Pueblo de Dios debe escucharse mutuamente, y especialmente a los marginados (Para una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión [PD] 1.3)

Se podrían revisar los numerosos documentos que tratan del Sínodo e identificar numerosos valores que nos llaman al diálogo (discernimiento comunitario [ITC 114], el camino ecuménico [ITC 103], las decisiones pastorales [DP 1.3], etc.).  Entre los grupos más importantes a comprometer están los jóvenes y los «nones».  Como vicentinos, también pondríamos las voces de los pobres en lo alto de la lista de interlocutores.

Una cosa está clara: «Una Iglesia sinodal es una Iglesia que escucha (…) Pueblo fiel, Colegio episcopal, Obispo de Roma: cada uno escuchando a los otros; y todos escuchando al Espíritu Santo» (ITC 110).  Durante todo este proceso, pidamos al Señor que abra nuestros oídos y nuestros corazones, así como nuestras mentes.

Etiquetas:

1 comentario

  1. Rud Roldán Torres

    Excelente reflexión Gracias P Patrick

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER