Atesorar (Lucas 6,42-45)

por | Mar 12, 2022 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

En una parábola del evangelio de Lucas, Jesús utiliza la imagen de «atesorar», acumular y construir una determinada cualidad dentro del corazón. Lo que debe atesorarse allí, proclama, es la bondad; si se arraiga firmemente en el corazón de las personas, las cosas buenas vendrán después. Esto es lógicamente claro, pero su realización, como sabemos, es un asunto totalmente distinto. ¿Cómo se hace para aumentar esa reserva de bondad? ¿Cómo se crea ese corazón generoso que se desborda en efectos buenos?

La respuesta sencilla es el amor, del tipo que Jesús predica y por el que vive y muere. Esto incluiría el amor por los amigos y la familia, pero se expande más allá en ese amor mucho más amplio que se preocupa por todos y todo en la creación de Dios. Sin embargo, la respuesta no tan simple se enreda en las redes de la existencia cotidiana; es decir, en las formas concretas en que el amor se inserta en una vida y se arraiga en el núcleo de una persona, o en palabras de Jesús, «se atesora en el corazón».

Un camino hacia esta benevolencia evangélica sería alinearse con las enseñanzas de Jesús (y luego seguirlas): las bienaventuranzas, las virtudes, los mandamientos, las lecciones de las parábolas, etc.  Pero un enfoque más práctico podría ser poner nuestros días y noches bajo la luz de ciertas preguntas: ¿cómo podría inyectar más amor en mis actitudes y acciones actuales? ¿Cómo podría centrar mis motivos en el beneficio del otro? ¿Qué cosas concretas podría hacer para aportar más calidad, sustancia y confort a las vidas que me rodean?

Tales acciones servirían para «atesorar en el corazón» esa misma bondad que menciona Jesús. No es que una persona no se preocupe por sí misma, sino que su inclinación se orientaría igualmente hacia el otro. En términos inversos, en lugar de comenzar mi día esforzándome por hacer que el mundo gire a mi alrededor, ¿cómo podría ponerme en el lugar de los demás para apreciar mejor sus desafíos?

¿Los otros? Ciertamente, los miembros de la familia, los vecinos y los conciudadanos. Pero especialmente para las personas de la Familia de Vicente de Paúl, los marginados que tienen muchas menos posibilidades de recibir la atención de los demás. Y especialmente en estos días, todas esas personas amenazadas y asustadas que ahora sufren en Ucrania.

Jesús termina su lección con una floritura: «De lo que rebosa el corazón habla su boca».

  • Cuanto más se llena de bondad el corazón de una persona, más y más se derrama esta bondad en la vida.
  • Cuanto más domine este enfoque centrado en el otro en los días y las noches de una persona, más irrumpirá en este mundo el Reino de justicia y amor de Jesús.

Así, a través de tales acciones de amor, las bocas de los hombres y mujeres estarán realmente «hablando desde la plenitud de sus corazones«.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This