últimas noticias sobre el COVID-19

En la barca (Marcos 4,35-41)

por | Jul 4, 2021 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Hay un método de oración conocido como oración imaginativa. Consiste en visualizarnos dentro de una determinada escena de la Biblia y atender allí a nuestros sentimientos, a nuestros sentidos de la vista, el olfato y el oído. Imaginando el incidente en todos sus facetas, simplemente dejando que nos hablara.

No hay muchas escenas evangélicas más dramáticas que la de Jesús y los apóstoles perdidos en un mar azotado por la tormenta. Marcos lo retrata con viveza, todos mojados y azotados por el viento, el esquife balanceándose como un corcho sobre aquellas olas, el agua rompiendo sobre la proa.

Los apóstoles están cada vez más asustados e impotentes. No sólo están decepcionados con Jesús, sino que están enfadados con él no sólo porque fue su idea cruzar este mar, sino más bien porque está exasperantemente dormido en la parte trasera de la barca.

La oración de la imaginación haría que aplicáramos este escenario a algún momento de crisis en nuestras propias vidas y que nos uniéramos a los doce en esa barca inundada. ¿Qué se siente al implorar a este Jesús dormido que parece no poder despertar? Además del susto, ¿qué otras cosas podríamos sentir?

Una es la ira: «Aquí estoy, un creyente en Dios y en el amor de Dios por mí, un seguidor de Jesús, el buen y bondadoso Pastor. No importa lo fuerte que grite en la oración, no hay respuesta, sólo silencio adormecido».

Lo que nos lleva a preguntarnos si está bien enfadarse con Dios. Aunque hay numerosas respuestas (entre ellas, «¡Dios puede soportarlo!»), una que ha tranquilizado a los fieles todo el tiempo es la conciencia de la buena compañía. Escucha algunos de estos arrebatos del libro de los Salmos.

«¿Por qué, Señor, te mantienes alejado? ¿Por qué te escondes en los momentos de angustia?» (Sal 10)

«Toda la noche, Señor, inundo de llanto mi lecho y empapo de lágrimas mi lecho. Mi alma está en profunda angustia. ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Hasta cuándo?» (Sal 6)

Estos lamentos constituyen un tercio de todos los salmos y fueron incluidos a propósito como auténticas formas de oración. Ciertamente, resuenan con los gritos de rabia a nuestro supuesto Salvador dormido en el fondo de la barca. Saliendo directamente del corazón, se sincronizan con esos momentos difíciles que forman parte de la experiencia de casi todo el mundo, incluidos los santos. La decepción con Dios encaja con la fe genuina.

Pero luego hay una segunda fase. Los apóstoles siguen sacudiendo a Jesús con rabia, pero lo hacen por una confianza más profunda en que él se preocupa y tiene el poder de ayudarles. Ciertamente se ajusta a esos momentos de la vida en los que, aunque nos sentimos solos y abandonados, seguimos confiando, seguimos esperando en algo que no podemos ver pero que creemos que está realmente ahí.

Una imagen sorprendente de la Carta a los Hebreos capta el espíritu de esta perseverancia.  Se trata de un ancla que lanzamos, no a las profundidades, sino hacia el futuro. El autor nos imagina agarrados a una cuerda, que es nuestra fe, y en el extremo de la cuerda hay un ancla. Lo que debemos hacer, nos aconseja, es balancear esa ancla hacia adelante, lanzándola a través de un velo delante de nosotros para que se agarre a algo sólido aunque invisible al otro lado. (Heb 6,19)

Con esa sensación de solidez de lo que está por venir, de lo que Pablo llama la «sustancia de las cosas que aún se esperan», nos aferramos a esa cuerda: nuestra esperanza. Seguimos confiando en que este Señor, que parece no responder, está ahí fuera, más allá del velo, y siempre nos está anclando con seguridad.

La oración imaginativa: un método probado por el tiempo para acercar las Escrituras a nuestras vidas, y una manera fructífera de tejer nuestras vidas en la sanación que viene a través de la Palabra de Dios. El propio san Vicente de Paúl la recomienda. En este pasaje sobre la tormenta, nos hace sentir la amenaza, oler el miedo, registrar la impaciencia, y aferrarnos al cabo que está anclado en el corazón del Señor de toda la vida.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This