Un ejemplo a seguir

por | Feb 9, 2021 | Confraternidades, Noticias, Víctor Martell | 1 comentario

Como periodista me tiembla la mano cuando escribo estas líneas porque estoy frente a una idiosincrasia en la cual estamos celebrando en estos días dos fiestas que tocan a dos hermanas honorables de las Hijas de la Caridad, una ya fallecida Rosalía Rendu que tuvo que ver mucho con la creación de la Sociedad de San Vicente de Paúl, fue la persona que ayudo a nuestro fundador a conocer a los pobres y la manera de tratarlos, dando lugar a que naciera un grupo de hombres dispuestos a ayudar a los más necesitados en las calles de Paris de aquel entonces y que luego se rego por todo el mundo convirtiéndose en lo que hoy llamamos la Sociedad de San Vicente de Paúl. Recuerdo la frase de Rosalía: “Nunca yo he orado tan bien como en las calles”.

Sor Hilda Alonso, HC

Nosotros en Miami estamos conmemorando y dando gracias a Dios por el cumpleaños de Sor Hilda Alonso. Cien años ayudando a los pobres y dedicando su vida entera a Dios caminando por el único camino que lleva a la santidad: El pobre, aunque a veces y ella lo sabe muy bien es un camino lleno de espinas pero entre ellas se encuentran las sonrisas de aquellos que fueron socorridos por ángeles como ella.

Doy gracias a Dios porque trabaje a su lado y supe de todos los sacrificios que hacían sus hermanas que en aquel momento estaban a su lado y ella era su Directora, como recordaba cuando la obligaron salir de Cuba en el año 1961, los trabajos que tuvo que sufrir para crear la Misión de Miami la cual fue una realidad en año 1971 y ella siempre con su famoso lema “La Caridad de Jesucristo nos apremia”, cuántas familias cubanas han recibido las ayudas de los contenedores de Sor Hilda, cuántos haitianos pudieron recibir los contenedores de Sor Hilda y sus  hermanas de la caridad, cuántas bolsas de comida se han dado en esa casita del SW de Miami. Aquellos desplazamientos de las hermanas a la parroquia de Little Flower, St. Michael  a prestar sus servicios, con la catequesis, la formación de grupos bíblicos, ese amor a los niños a los indocumentados,  a todos, nunca una Hermana de la Caridad es renuente a ayudar a un hermano en desgracia sin importarle raza, religión, ni sexo, ni aunque tenga la enfermedad más contagiosa allí están ellas al lado de los enfermos y  de todos los que tiendan una mano pidiendo.

Doy gracias a Dios y les pido a ustedes mis hermanos que se unan en esta oración porque nos han dado el privilegio de tener entre nosotros una verdadera hermana que va camino a la santidad y a la que pido que me dé su bendición y una vez más gracias por  haberme enseñado el único camino de la felicidad y es a través de la ayuda que tu le prestes a tu prójimo.

Hoy San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac se regocijan por haber creado las Hijas de la Caridad, ese conjunto de flores hermanas de la Caridad que adornan a nuestra iglesia y entre ellas una flor viva llena de luz que nos guía con amor  hacia el que nada tiene y que nos ha durado cien años. Cuídate mucho Sor Hilda  y que Dios te tenga entre nosotros otros cien años más.

Victor Martell,
coordinador de la Confraternidad de Disenadores Gráficos.

Hijas de la Caridad de Miami posan con el Arzobispo Thomas Wenski, en 2017. Desde la izquierda, Sor Rafaela González, Sor Adela de la Cruz, el Arzobispo Wenski, Sor Clemencia Fernández, Sor Eva Pérez Puelles, Sor Inés Espinoza y Sor Hilda Alonso, sentada.

Etiquetas:

1 comentario

  1. Litzi Figueroa Martínez

    Que no se apague está llama, fuego vivo del Espíritu Santo, reflejado en esta congregación Vicentina, oh María sin pecado concebida ruega por nosotros que recurrimos a ti!! Amén 🙏

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This