últimas noticias sobre el COVID-19

Evangelio y Vida para el 01 de agosto de 2020

por | Ago 1, 2020 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Escuchen la voz del Señor”

Jer 26, 11-16. 24; Sal 68; Mt 14, 1-12.

Escuchar es un regalo maravilloso, pero a veces sólo oímos ruidos ensordecedores sin disfrutar ni prestar atención.

Jeremías, Juan el Bautista y, por supuesto, Jesús no sólo oían sino escuchaban a Dios. Y a través de la escucha atenta recibieron una misión que nosotros, por nuestro bautismo, compartimos con ellos: ser profetas que hablen con verdad, sin miedo y con fidelidad.

El decir a los demás lo que Dios quiere es hablar con verdad y ésta es fuerte, radical, dolorosa, incómoda y destruye falsas seguridades; está por encina de ti o de mí porque viene de Él. No importa el mensajero sino el mensaje que sana y libera, que devuelve luz, claridad y conversión a nuestra vida. Porque es necesario ver la herida o el pecado para sanarlo.

Por su infinito amor y misericordia Dios habló fuerte al pueblo de Judá, a Herodes y a Herodías esperando un cambio de vida…sin embargo en nuestra libertad está el tomar esta oportunidad o hacernos sordos, e incluso ofendidos y tomar decisiones equivocadas por vergüenza, por enojo o por quedar bien con otros, hundiéndonos más y alejándonos del amor y la verdad. “Sólo necesitamos escuchar la voz de Dios para que Él se retracte y nos llene de su misericordia”.

En mi vida diaria ¿escucho la voz de Dios, me encuentro sembrando esperanza, soy capaz de contradecir la realidad de hoy o enmudezco mi fe?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Patricia de la Paz Rincón Limón

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This