Revive el encuentro de oración de la Familia Vicenciana del 28 de marzo, pidiendo el fin de la pandemia

por | Mar 30, 2020 | Formación, Noticias, Reflexiones | 0 comentarios

El 28 de  marzo, más de 650 personas de todo el mundo se unieron en directo a través de Facebook Live en un momento de oración —que se celebró usando cuatro idiomas (español, inglés, francés e italiano)— con el padre Tomaž Mavrič, CM y su comunidad de misioneros paúles, quienes, desde la curia general de la Congregación de la Misión en Roma, dirigieron un acto de oración implorando a Dios la salud para los enfermos de coronavirus y la pronta solución de esta pandemia mundial.

Posteriormente, la grabación de este momento de plegaria ha sido visualizado decenas de miles de veces.

Revive este momento y vuelve a pedirle a Dios que pronto se halle la cura a esta enfermedad. A continuación el video del encuentro y, después de él, el guión de la oración ante el Santísimo (después del video se encuentran varios textos que que se leyeron durante la oración):

 

Introducción:

Nos hemos reunido esta tarde como miembros de la Familia Vicentina desde todos los rincones del mundo para orar juntos. Nos unimos ante Jesús sacramentado para implorar la Misericordia de Dios por toda la Humanidad en este tiempo en que vivimos el azote de la Pandemia del COVID-19.
Los invitamos a iniciar en este momento pidiendo la asistencia del Espíritu Santo y la protección de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

Mensaje del padre Tomaž Mavrič, CM:

¡Queridas Hermanas, Hermanos!

Me dirijo a cada uno de los miembros de la Familia Vicenciana en el sentido amplio de la palabra, en este camino cuaresmal, que nos ha sorprendido con el dolor de miles y miles de personas alrededor del mundo, que están sufriendo a causa del COVID-19, calificado por la Organización Mundial de la Salud, como Pandemia.

Hay muchos signos de dolor que no nos permiten permanecer indiferentes. Hacerlo, sería en palabras de San Vicente, ser cristianos de pintura.

También en el seno de la Familia Vicenciana hay personas que están contagiadas o murieron con este virus. Deseo hoy con todos ustedes que nos siguen, elevar mi oración a Jesús Sacramentado por la intercesión de la Virgen de la Medalla Milagrosa, de todos los Santos, beatos, siervos y siervas de Dios de la Familia Vicenciana, por aquellos que se encuentran luchando ante esta enfermedad y por aquellos que, víctimas de ella, ya han partido a la Casa del Padre. De igual manera, quiero que oremos por todas personas que trabajan en este momento en el campo de la salud y de los hospitales, necesitan hoy de todo nuestro apoyo y reconocimiento.

De una manera u otra, todos estamos siendo afectados por esta pandemia. Y -como hemos dicho los miembros del Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana, en nuestro comunicado del pasado 21 de marzo- es nuestra responsabilidad, como ciudadanos, como cristianos y como vicencianos, acatar todas las medidas que los gobiernos, las conferencias episcopales y los servicios de salud, están señalando.

Por otra parte, necesitamos revitalizar la caridad, que es inventiva hasta el infinito, para que no nos olvidemos de los más pobres, a quienes servimos. San Vicente de Paúl, el místico de la caridad, también tuvo -en su momento- que hacer frente a epidemias y pestes. Y nosotros no podemos olvidar su ejemplo, por lo que debemos animarnos a buscar los mejores caminos que nos permitan permanecer al lado de quienes están sufriendo este flagelo, pero también de los más vulnerables y de los pobres a quienes ya servimos -siempre respetando las medidas sanitarias y las disposiciones gubernamentales-

Animo a cada sacerdote a incluir, esta intención en la Eucaristía. Invito a todos los miembros de las diferentes ramas y a todos los miembros de la Familia Vicenciana en el sentido amplio de la palabra, a que, en esta Cuaresma particular que estamos viviendo, puedan ofrecer sus oraciones en sus familias y comunidades, para que podamos combatir esta pandemia, que nos ha sorprendido a todos y que nos urge a vivir con mayor intensidad este tiempo litúrgico, a la espera de la Pascua que -como siempre y a pesar de todo- celebraremos con profundo gozo.

Hagamos de la Familia Vicenciana siempre mas una lámpara encendida con el fuego de la esperanza y el amor, en medio de esta crisis.

Confiemos en el Señor y abandonémonos en sus brazos providentes. Recemos los unos por los otros!

Oh María sin pecado concebida, Rogad por nosotros que recurrimos a vos!

Oración de la Familia Vicenciana ante la pandemia del coronavirus:

Oh, Dios, protector de los indefensos,
mira compasivo a tu pueblo
que sufre por el peligro de una pandemia global.

Te compasión de nosotros,
muestra tu infinita misericordia
y guía la mano de aquellos que se esfuerzan
para que pronto se supere esta situación.

Imprime en nosotros entrañas de generosidad,
para que sepamos auxiliar a los más débiles,
a los ancianos, a los sin techo, a los empobrecidos,
que son los que, en mayor medida,
sufren las consecuencias de esta crisis:
que sepamos estar cerca de ellos
y ayudarles en estos momentos difíciles.

Protege a los médicos y enfermeros,
a todo el personal sanitario
que está en primera línea para detener esta pandemia.
Ilumina su mente
para que pronto se halle la cura.

Te lo pedimos por intercesión de Jesucristo, tu hijo,
nuestro Señor, el protector de los necesitados.

Amén.

Oh Maria sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This