últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano: Preparar al niño para el camino

por | Jul 17, 2019 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

Dos de los libros que he elegido para mi lectura de verano tratan sobre la educación superior y las dificultades relacionadas con ese esfuerzo en la era moderna. Ambos me han ofrecido información útil sobre el mundo en el que resido la mayor parte del año. También he visto cómo algunos de los pensamientos se mueven fuera de la Universidad hacia el contexto más amplio en el que todos vivimos.

Un libro comienza con un proverbio popular de origen desconocido. Dice: “Prepare al niño para el camino, no el camino para el niño”. La sabiduría de esa declaración crece en mí a medida que sigo pensando en ella. Me sugiere la necesidad de una educación amplia. Nuestros niños necesitan estar expuestos a una amplia gama de opiniones, posiciones y personas. Necesitan poder pensar críticamente, escuchar con atención y hablar con respeto. Cuando intentamos limitar lo que leen, controlar con quién se encuentran y restringir lo que sienten, intentamos crear el camino que se encuentra ante ellos. Esto no los prepara para la realidad del mundo que se extiende delante y alrededor de ellos. La educación adecuada exige que hagamos a nuestros hijos fuertes y capaces de lidiar con un mundo que no controlan de ninguna manera definitiva. Capto la sabiduría de esta afirmación.

Cuando muevo la lección fuera del entorno universitario y comienzo a aplicarla a mi propia vida y ministerio, me encuentro en un examen de conciencia. Puedo facilitar el control de lo que permito que sea parte de mi vida, lo que veo o la persona que llama mi atención. Hemos experimentado cómo estándar se convierte en el clima nacional actual. Sin embargo, estaba pensando más en la forma en que predico el Evangelio y en cómo otros escuchan la proclamación.

Rscuche, por ejemplo, el desafío que Jesús ofrece en un Evangelio reciente y la manera en que los oyentes tratan de negociar sus propios caminos:

A otro [Jesús] le dijo: «Sígueme.»
El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre.»
[Jesús] Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos;
tú vete a anunciar el Reino de Dios.»
También otro le dijo: «Te seguiré, Señor;
pero déjame antes despedirme de los de mi casa.»
Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado
y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.»
(Lucas 9,59-62).

Podemos señalar los casos en que Jesús pone el desafío para seguirlo, y los reunidos no están listos para asumirlo. Recuerde al «joven rico», aquellos que no pueden aceptar su enseñanza y aquellos que no están de acuerdo con sus acciones. Seguir al Señor impone exigencias a las personas en las formas en que piensan en sus vecinos y enemigos, en la disposición a perdonar y buscar el perdón, y en muchas otras formas.

La lección que queda clara para mí se centra en mi necesidad de escuchar y predicar el Evangelio con claridad y fuerza. Hacer que las Escrituras se ajusten a mi propio pensamiento ahoga el movimiento del Espíritu Santo. Muchas de las palabras de Jesús nos llaman a nuestra conversión y cambio de vida. El mensaje no necesita ser cambiado. Nuestros corazones y manos deben estar preparados para el camino que se extiende delante de nosotros y nos lleva al Señor.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This