2 Cor 3, 4-11; Sal 98; Mt 5, 17-19.

“Cumplimiento de la Ley”

¿Quién es la plenitud de la ley? ¿Qué es lo que le da sentido a nuestro cumplimiento de los mandamientos de la ley de Dios? Jesús mismo es quien da el sentido a nuestras vidas y quien da sentido a nuestro cumplimiento de la ley del Padre. Podemos escuchar frases que dicen: “Jesús derramó su sangre, Él lo dio todo por amor…”, pero si por un momento lo tomáramos en serio, tocaría profundamente nuestras vidas.

Pensemos en alguna persona que haya marcado profundamente nuestras vidas. Si nos pidiera algo, lo que fuera, aunque fuera lo más difícil, creo que haríamos un esfuerzo por responderle de la mejor forma.

Y he ahí el ideal. Cristo dio la vida por cada uno de nosotros y nos mira con ojos de misericordia. No tenemos un Dios distante que nos haga cargar con grandes pesos y mandamientos difíciles. Es un Dios que va a nuestro lado, que toma nuestros pasos, que nos hace la carga ligera. Es un Dios que nos hace ver que vale la pena amar, aunque duela, pues Él mismo dio su vida por cada uno de nos- otros con grande amor.

¿Qué serías capaz de hacer por él?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Seminaristas del Seminario Mayor Vicentino de Tlalpan, Cd. de México

Pin It on Pinterest

Share This