Hoy en día, en todo el mundo, hay muchos jóvenes que aspiran a ser miembros de la Congregación de la Misión, entre ellos algunos quieren convertirse en Hermanos. Pero a veces no saben cuál es realmente la vocación de un hermano o el papel de un hermano en la Iglesia y en la Congregación de la Misión en particular. Para dar a la generación más joven la oportunidad de saber de qué se trata la vocación de un hermano y qué implica, el Hermano Martin Schneider, C.M. accedió gentilmente a esta entrevista, en la que nos habla de su vida, vocación, ministerio y su visión sobre cómo promover una cultura vocacional.

Martial Tatchim:Hermano Martin, ¿podría presentarse brevemente?

Martin Schneider:Soy originario de Brooklyn, Nueva York y el menor de dos hermanos. Mi hermana mayor, casada y con hijos, vive en Florida. Crecí en Brooklyn, asistí a la escuela primaria y secundaria allí. Después de graduarme en la escuela secundaria, trabajé durante un año antes de ingresar con los Vicentinos. Fue en ese momento que mi familia se mudó a Florida, que ha sido el hogar familiar durante más de cincuenta años.

MT: ¿Cómo conociste a la Congregación de la Misión?

MS: Conocí a la Congregación a través de amigos que asistieron a la Preparatoria de St. John en Brooklyn. Así es como llegué a conocer a los Misioneros Vicentinos. En otras ocasiones, algunos Misioneros venían a nuestra parroquia en Brooklyn para celebrar una novena. Fue mi conocimiento de los Vicentinos a una edad temprana.

MT: ¿Qué te hizo unirte a la Congregación de la Misión?

MS: Donde vivíamos en Brooklyn, nuestro vecino tenía un pariente que era un Hermano Cristiano Irlandés. Siempre encontraba tiempo para hablar con él durante sus visitas. Si tengo que elegir un momento en el tiempo cuando la “semilla” de mi vocación fue plantada, fue de él. Y así, comencé a conocer diferentes órdenes religiosas que tenían Hermanos: Franciscanos, Hermanos Cristianos, los Vicentinos, los Oblatos, los Hermanos de la Misericordia. De toda la información que recibí, los Vicentinos me impresionaron más. Sabía que trabajaban con los pobres. Una de las cosas que me impresionó fue el trabajo que San Vicente hizo con los pobres, y quería aprender más sobre eso. A lo largo del tiempo, decidí pedir la admisión a los Misioneros Vicentinos.

MT: Usted sabe que en la Congregación de la Misión, tenemos hermanos y padres. ¿Por qué elegiste convertirte en hermano? ¿Podrías contarnos más sobre esto?

MS: Sentí que Dios me estaba llamando a ser Vicentino en la dimensión de la fraternidad. Y sentí que como Hermano Vicenciano lo que haría con mi vida sería muy satisfactorio y gratificante.

MT: ¿Cuáles son los ministerios en los que has servido en la Congregación de la Misión? Después de tu formación, ¿empezaste con la enseñanza o hiciste otras cosas?

MS: Una vez que terminé mi noviciado, me asignaron al Seminario Señora de los Ángeles en Albany, NY. Este era un seminario mayor inter-diocesano dirigido por los Vicentinos. Me destinaron allí durante casi diez años como bibliotecario asistente y enseñé educación religiosa en una de nuestras parroquias en Albany. Cuando se cerró el seminario, me destinaron a la Universidad de Niágara y he estado aquí durante cuarenta y seis años. Tengo cincuenta y seis años de vocación.

MT: ¿Puedes contarnos algo más sobre tu ministerio actual aquí en Niagara como profesor?

MS: Como Niagara era una institución educativa, mi deseo fue entrar a la parte de enseñanza de la Universidad. Al principio, fui asignado al Departamento de Teatro como asistente del director. Finalmente, después de varios años de trabajo administrativo, decidí que mi llamada era a estar en el aula. Ser profesor universitario era bueno, pero como Vicentino y como Hermano, esta era la oportunidad para futuras vocaciones. Es de esperar que los estudiantes vean que los Misioneros Vicentinos somos una comunidad de hermanos y sacerdotes. Después de enseñar, me convertí en el director de actividades estudiantiles durante casi cinco años, lo que me dio más exposición como Vicentino a todos los estudiantes.

Actualmente he regresado como profesor en la enseñanza de “hablar en público”, y de nuevo doy a los estudiantes la posibilidad de ver y conocer a un Vicentino. Además de mis obligaciones docentes, he estado coordinando eventos públicos en la Universidad, como convocatorias y graduaciones durante treinta y seis años.

MT: Sabemos que en el CM, hay una disminución en el número de misioneros clérigos y laicos. Según usted, ¿qué justifica este descenso?

MS: Donde estamos hoy no es lo mismo que hace treinta años. La atracción que teníamos se ha perdido. Los hombres y mujeres jóvenes ya no se sienten atraídos por nosotros. Los votos que hacemos, son difíciles de aceptar para los jóvenes. De ahí, uno de los motivos por los que las vocaciones son pocas.

MT: Como respuesta a esto, ¿qué puede hacer la Iglesia o la Congregación de la Misión para remediar este problema?

MS: Lo que deberíamos hacer es lo que intentamos hacer en Niagara: tener presencia en el aula todos los días. Nosotros, como Vicentinos, deberíamos estar en el aula lo más posible. Impartir más clases si fuera posible. La presencia es el factor clave. Eso les trae nuestra presencia. Necesitamos socializar más con los estudiantes, especialmente ahora que somos muy pocos.

MT: ¿Crees que hay algo que cambiar o renovar en nuestro enfoque?

MS: Sí, creo que tenemos que cambiar algunas de las cosas que hacemos. Tenemos que empezar por ser conscientes de lo que está sucediendo en la sociedad, especialmente con lo que está sucediendo en las vidas de los jóvenes. Camine entre ellos, acérquese a ellos, sea más visible para ellos, socialice con las personas, acuda a ellas, puede que no nos hablen, pero nuestra presencia puede ser consoladora o de interés. Necesitamos ser más abiertos y no parecer como una comunidad cerrada. Necesitamos invitarlos a nuestra casa en ocasiones y dejar que vean la forma en que vivimos. Que vean cómo vivimos y oramos. Esto podría ser un punto de atracción.

Entrevista realizada por Martial TATCHIM, CM.
Nueva York, Universidad de Niágara

Fuente: https://cmglobal.org/

Pin It on Pinterest

Share This