Hech 11, 21-26; 13, 1-3; Sal 97; Mt 5, 13-16.

“Ustedes son la luz del mundo y la sal de la tierra”

El evangelio nos da una gran zarandeada y nos aconseja qué es lo que debemos hacer los seguidores de Jesús. Nos recuerda el evangelista que debemos dejar de vivir siempre pensando en nosotros y acordarnos también de los demás.

Jesús nos llama a ser sal de la tierra, es decir, a tratar que allí donde estemos se viva en igualdad, en paz, en armonía, comunión y justicia. Como verdaderos cristianos debemos ser sal y disfrutar la vida, pero desde la sencillez y no desde las grandes riquezas, desde la acogida y no desde el rechazo a los que piensan distinto a nosotros.

También nos invita a ser la luz que haga desaparecer todo tipo de tinieblas y deje aparecer la esperanza que nos anima a vivir llevando la alegría y el amor allí donde estemos.

En definitiva Jesús nos está invitando a no vivir encerrados, sino con las puertas del corazón abiertas y los brazos extendidos para recibir a todos y compartir con todos el amor y la vida que hemos recibido de Dios. Una vida sin fronteras, que ofrece al mundo la luz del evangelio y la sal del Reino, para que la vida de todos sea una vida con sabor, con sentido, con dirección y rumbo.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Seminaristas del Seminario Mayor Vicentino de Tlalpan, Cd. de México

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This