La promoción de la familia de María de Nazaret Benjamín dos Santos (48) surgió de la venta de patatas fritas. En la comunidad San Pedro, distrito de Curuçá (PA), el alimento es preparado y vendido en un carrito que recorre las calles y bares de la región.

Un carro ambulante de venta de patata frita posibilitó una nueva vida para María de Nazaret

Antes de obtener ingresos vendiendo patatas fritas, María de Nazaret vivía en situación de pobreza extrema. Ella y su marido estaban desempleados. Al ver la situación difícil de la pareja, los vicentinos idearon un Proyecto Social para la generación de ingresos de la familia. El Consejo Nacional de Brasil de la Sociedad de San Vicente de Paúl (CNB/SSVP) percibió que la venta del alimento sería un importante medio de Cambio Sistémico (promoción) y, por eso, financió la compra del carrito y demás equipamientos para que María de Nazaret pudiese trabajar.

La iniciativa ha sido un éxito. Ella llega a facturar 300 reales brasileños cada día (aproximadamente 70 euros), principalmente los fines de semana. El éxito del proyecto viene del carácter emprendedor de la asistida. “Sé que no puedo gastar todo lo que gano. Una parte la uso para reponer la materia prima y la otra, sí, para comprar lo que necesitamos aquí en casa”, explica.

María de Nazaret ha utilizado bien el dinero que ha ganado. Ya compró una cocina, está con todas las cuentas al día, va al supermercado y la carnicería y aún le sombra para comprar algún capricho femenino. Cuando el equipo de reportaje del sitio SSVPBRASIL llegó a su casa, la ex asistida había contratado manicura y pedicura para cuidar sus uñas. “Antes, nunca hubiese pensado en gastar dinero en eso. Ahora puedo, y puedo soñar con días cada vez mejores”.

María de Nazaret define a los vicentinos que la ayudaron como “ángeles enviados por Dios”.

Fuente: Redacción de SSVPBRASIL

Pin It on Pinterest

Share This