últimas noticias sobre el COVID-19

Colaboradores en el proyecto del Reino de Dios

por | Feb 22, 2018 | Cuaresma, Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús es el Hijo amado de Dios quien lo entrega a la muerte por nosotros.  Proclama él la Buena Noticia del reino.  Lo escuchan sus verdaderos seguidores y colaboradores.

Inaugura Jesús el reino de Dios.  Con toda razón, pues, se resiste a Satanás, la fuerza adversa al reino de Dios y su justicia.  De ninguna manera le gustan adversarios que quieran desviarlo de su misión o hacerlo tropezar.  Busca, más bien, colaboradores.

Y, por eso, llama a los hermanos Pedro y Andrés, y, luego, a Santiago y a su hermano Juan.  Pero resulta que tener a Pedro, Santiago y Juan por colaboradores es casi como tenerlos por adversarios (Mc 8, 31-33; 10, 35-45).  Los tres dejan mucho que desear aún.

Así que Jesús tiene mucho trabajo por delante como formador de colaboradores.  Por eso, continúa formándolos.  Por su transfiguración, les da a Pedro, Santiago y Juan un vislumbre de su condición divina.  La teofanía los asusta y atrae a la vez.  Por eso, dice Pedro:  «Maestro.  ¡Qué bien se está aquí!  Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

Sale una respuesta de la nube:  «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo».  Nada se menciona de las chozas. Y decepcionados quizás, ya no ven los discípulos a nadie más que a Jesús, solo con ellos.  Se desaparecen los represantes de la ley y de los profetas.  Solo Jesús importa.

Solo Jesús les importa a los colaboradores potenciales.

Indudablemente, es importante ver a Jesús en su gloria.  Pero es importante también verlo en su condición de esclavo.  Pero lo sumamente importante, para que seamos colaboradores suyos, es que escuchemos a Jesús, transfigurado o desfigurado.

Son éstas, pues, las preguntas obvias que hay que hacer:  ¿Escuchamos nosotros a Jesús?  ¿Colaboradores somos o adversarios?  Como lo da a entender san Vicente de Paúl, tenemos que anunciar nada más que lo que Dios nos inspira mediante su Hijo amado (SV.ES XI:237, 240).  También hemos de escuchar a Jesús al enseñarnos él, a petición nuestra, qué haría si estuviera en nuestro lugar.

Y, claro, se espera de los seguidores de san Vicente que «le demos vuelta a la medalla» (SV.XI:725).  Debemos ver y escuhar a Jesús en su condición humana, en los pobres que lo representan.

Señor Jesús, concédenos un corazón noble que reciba tu palabra y tu sacramento.  Haz que demos fruto abundante como colaboradores tuyos.

25 Febrero 2018
Domingo 2º de Cuaresma (B)
Gen 22, 1-2. 9a. 10-13. 15-18; Rom 8, 31b-34; Mc 9, 2-10

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This