1Sam 4, 1-11; Sal 43; Mc 1, 40-45.

“Si quieres, puedes curarme. Jesús tuvo compasión”

Esta frase del leproso está llena de fe y confianza en Jesús: Si quieres puedes curarme. Y es importante notar la actitud de Jesús hacia el leproso. Al Jesús tocar al leproso le enseñó a sus discípulos y nos enseña a todos nosotros que el mensaje que él traía era de misericordia, de compasión, de acompañamiento, de riesgo y al mismo tiempo de confianza.

Así a lo largo de la historia muchos hombres y mujeres lo entendieron y vivieron, como Annalena Tonelli, joven laica italiana voluntaria católica y que trabajó durante 33 años en África, tratando enfermedades como la tuberculosis y el HIV, realizando campañas en contra de la mutilación de los genitales femeninos y en escuelas especiales para niños de diferentes capacidades. En junio de 2003, Annalena ganó el Premio Nansen, que es entregado anualmente por ACNUR, en reconocimiento al servicio que ella brindó a los refugiados. Anna fue asesinada en su hospital por un somalí de un grupo armado.

¿Qué estás haciendo en tu comunidad en relación a los marginados? ¿En qué formas estamos manifestando la actitud de misericordia y compasión que mostró Jesús? Este pasaje nos ofrece una oportunidad para ver nuestro compromiso como seguidores de Jesús.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Benjamín Romo Martín, cm

Pin It on Pinterest

Share This