Evangelio y Vida para el 14 de noviembre de 2016

por | Nov 14, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

“El ciego recobró la vista y se puso a seguir a Jesús”

Apc 1, 1-2; 2, 1-5; Sal 1, 1-6; Lc 18, 35-43.

Me reconozco, Señor, en este hombre del evangelio de hoy. Ciego, mendigo y sentado al margen del camino de los seguidores. Ciego para ver lo que realmente me conviene; pordiosero que mendiga cualquier cosa para subsistir en la miseria, cuando tú me ofreces el mejor pan que tú eres.; sentado al margen del camino, sentado en mis rutinas y excusas, en mis tontas justificaciones.

Como el ciego de Jericó, también yo te digo: ¡Ten compasión de mí! Muchos me mandan callarme, me dicen que tú no puedes hacer nada. Yo, sin embargo, sé que eso no es verdad, y grito más fuerte: ¡Ten compasión de mí! Mira mi pobre situación y mi ceguera. Y cuando tú me preguntas: “¿Qué quieres que haga por ti?”, cuando me pides que concrete mi necesidad y esperanza, sólo sé decirte: “¡Haz que yo vea!”. Ya estoy cansado, Señor, de mis cegueras.

Y tú me quieres curar, y me das –si la acojo– la vista nueva. Y, entonces –como este pobre de Jericó– sabré en verdad que nada hay más subyugante, nada más substancial que seguirte. Dame tu mano, y no permitas que abandone el Camino que tú eres. Y, contigo, ya no necesitaré mendigarle al mundo las apariencias de pan que me ofrece. ¡Gracias, Señor Jesús, que todos los días eres compasivo y misericordioso!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER