Jesús pasa a tu lado todos los días, en cada momento, incluso en esos cuando más solo te sientes, Él está contigo.

Reflexión:

En la acción y en la oración, tanto si me retiro a orar como si sirvo al pobre, siempre encontraré la misteriosa presencia del Dios vivo, Jesucristo salvador.

Todos los cristianos podemos acercarnos a Jesucristo en la oración, y tener un trato íntimo con Él. Es una necesidad: sin esto, nuestra fe se marchitaría. Debemos alimentarla con frecuencia, salir fortalecidos y consolados de ella, hablar «de tú a tú» con el Dios que se hizo hombre, que se acercó primero a nosotros.

Muchos vicencianos hemos experimentado esa presencia especial también en nuestro encuentro con los pobres. Hay un texto de san Vicente de Paúl (dirigido entonces a las Hijas de la Caridad, pero hoy en día a todos los vicencianos) que nos ilumina en este sentido:

«Al servir a los pobres, se sirve a Jesucristo. Hijas mías, ¡cuánta verdad es esto! Servís a Jesucristo en la persona de los pobres. Y esto es tan verdad como que estamos aquí. Una hermana irá diez veces cada día a ver a los enfermos, y diez veces cada día encontrará en ellos a Dios. Como dice san Agustín, lo que vemos no es tan seguro, porque nuestros sentidos pueden engañarse; pero las verdades de Dios no enga­ñan jamás. Id a ver a los pobres condenados a cadena perpetua, y en ellos encontraréis a Dios; servid a esos niños, y en ellos encontraréis a Dios. ¡Hijas mías, cuán admirable es esto! Vais a unas casas muy pobres, pero allí encontráis a Dios. Hijas mías, una vez más. ¡Cuán admirable es esto! Sí, Dios acoge con agrado el servicio que hacéis a esos enfermos y lo considera, como habéis dicho, hecho a él mismo» (SVP ES, IX-1, 239).

¿Has vivido esta experiencia de encontrar a Jesucristo en los pobres? ¿Nos lo cuentas?… Puedes hacerlo en la sección de comentarios, un poco más abajo en esta misma página.

Letra:

Tan cerca de mí.
tan cerca de mí,
que hasta lo puedo tocar,
Jesús esta aquí.

Le hablaré sin miedo al oído,
le contaré las cosas que hay en mí;
y que solo a Él le interesarán,
Él es más que un mito para mí…

No busques a Cristo en lo alto,
ni lo busques en la oscuridad;
muy cerca de Ti, en tu corazón,
puedes adorar a tu Señor…

Míralo a tu lado caminando,
paseando entre la multitud;
muchos ciegos son porque no lo ven,
ciegos de ceguera espiritual…

Letra y música: Luis Alfredo Díaz.
Versión de Carolina Reano y Esteban Guajardo.

Etiquetas: Video

2 Comentarios

  1. enrique puc rosado

    Un saludo a los hermanos vicentinos.
    Mi nombre es Enrique y pertenezco a la Familia Vicentina en la rama de Juventudes Marianas Vicentinas, hijos e hijas de María, y les comparto mi encuentro con Cristo en los pobres.
    Hace 8 años fui invitado por una religiosa de la congregacion de Jesús María, la madre Teresita Ochoa a una Semana Santa al Cereso de Mérida, y me tocó trabajar con el equipo de los mçodulos de enfermos de VIH y también siquiátricos. Me causó mucho impacto ver aquellos hombres en prisión, enfermos y con tanta necesidad de ser atendidos física y espiritualmente. Andaban con los pies con uñas largas, la ropa sucia, abandonados a su suerte, y los enfermos de VIH con mucho resentimiento, hombres que habían ya perdido la ilusión de vivir. Lo más triste es que a esos modulos solo llegaba gente para fiestas y momentos especiales, Navidad, Semana Santa y día del reo, pero nadie quería hacerse cargo, ni los colegios ni los pastoralistas, pues tenían un poco de miedo por su aspecto, por su enfermedad o porque decían que podrían ser agresivos; y decidimos junto con mi amiga y compañera de pastoral formar el grupo de los enfermos y hacernos cargo de ellos. Luego se nos unio Fani y Conchita. Ya no pude abandonarlos; desde ese momento he visto milagros, he tocado Cristos, uno que murió y logró reconciliarse con su familia; otro, que odiaba las cosas de Dios y adoraba la muerte, decidió un día romper la imagen horrible de ese demonio y en su lugar puso ala virgen de guadalupe, y pidió ser llevado al padre para confesarse; y así mil historias más. Este año fui invitado a dar una respuesta más comprometida y desde el 15 de agosto de este año estoy en Nuevo Laredo con los misioneros scalabrinianos en la misión de la casa del migrante de Nazareth, sirviendo a tiempo completo a los hermanos migrantes.
    Un saludo y me encomiendo a sus oraciones.
    A JESUS POR MARIA.

    Responder
    • Rosalino

      Mil gracias a Dios y a ti, Enrique, por tu aportación conmovedora de obra y de palabra. Me haces recordar al que vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, traspasado por nuestras rebeliones y triturado por nuestros crímenes.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This