Evangelio y Vida para el 30 de septiembre de 2016

por | Sep 30, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

Ay de ti, Corazón, ay de ti Betsaida

Job 38, 1.12-21; 40, 3-5; Sal 138, 1-14; Lc 10, 13-16.

Así me lo contó, a su manera, la señora María Rebeca. Mi esposo trabaja en un taller. Dos horas de ida y dos horas de vuelta, más sus horas de trabajo. Tenemos tres hijos, ¿cuándo ha podido estar con ellos? Yo trabajo en una peluquería, me conceden un horario más flexible. A mi hijo mayor le chuparon el alma en la escuela pública. Dos maestros fanáticos lo han separado de la fe. El siguiente, a pesar de mi cercanía, aún no he podido evitar que se esté haciendo adicto a la pornografía a través de Internet. A mi hija, ahora de 16 años, ya han intentado secuestrarla dos veces en el mismo barrio…

Estamos en manos de todas estas empresas: la del taller, la de la peluquería, la de la escuela, la de los medios, la de los secuestradores. Todas se rigen por el mismo principio: el de la ganancia. Y todas, cada una a su manera, nos chupa la vida, los valores, el tiempo, lo que ganamos y –lo peor– también a nuestros hijos. Y, si compro lo necesario en el mercado, las garras de Hacienda ahondan nuestra pobreza.

En medio de todo, conservo mi fe en Dios y mis ruegos a la Virgen de Guadalupe. Pero me digo: ¡Ay de todos estos que así nos tratan! ¿Cuándo hará Dios justicia ante tantos atropellos? ¿Y cuándo nos uniéremos para ayudarle a impedir que así sigan siendo las cosas? Y le ofrezco a Jesús, juntamente con nuestras culpas, mis lágrimas…

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This