Evangelio y Vida para el 29 de abril de 2016

por | Abr 29, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

Hch 15, 22-31 | Sal 56, 8-12 | Jn 15, 12-17.

Tras el lavatorio de los pies y el anuncio de la traición de Judas, Jesús les dio su Mandamiento Nuevo (13, 34). Ahora nos lo repite dos veces: en 15, 12 y en 15, 17.

“Nadie tiene más amor que quien da la vida por sus amigos”. Jesús la dio por ti y por mí, y en su Mandamiento nos pide que nos amemos como él nos ha amado. Y nos ha elegido para que vayamos y demos fruto. ¿Lo defraudaremos?

Podemos decir –y con verdad– que no podemos, que esto nos es imposible. Pero la historia nos lleva la contraria. Débiles niños, frágiles jóvenes, sencillas y atareadas mujeres, hombres de variada condición, sabios e iletrados… fueron capaces. No necesitamos leyendas, mira la historia. Vivieron y murieron en el amor supremo. ¿Cómo lo lograron? No por sus fuerzas, sino pidiendo y acogiendo la fuerza de Jesucristo, ensayando su carne a la gracia de éste que nos dijo: “Sin mí nada pueden”.

La primera lectura nos dice: “Les enviamos a hombres que han entregado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo”. Es frecuente que terminemos pareciéndonos a aquello en lo que nos fijamos. Si te fijas en los vulgares, peligras hacerte vulgar; si te fijas en Jesucristo y en sus mejores seguidores, encontrarás gracia y motivos para parecerte a ellos. ¡A esta alegría estamos retados!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This