Evangelio y Vida para el 21 de febrero de 2016

por | Feb 21, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

Gén 15, 5-12. 17-18; Sal 26, 1-9. 13-14; Filp 3, 17-4,1; Lc 9, 28-36.

“Este es mi Hijo, mi elegido, escúchenlo”

¡Qué bien se está aquí!, decía Pedro en la montaña ante la gloria de su Maestro… Se olvidaba de la Pasión que les acababa de anunciar (Lc 9, 22), y se olvidaba de las multitudes necesitadas de abajo.

«Cuando en mis viajes hablo a católicos por todo el mundo, –dice Ralph Martin– veo que muchos han llegado a mirar la realidad de una manera casi directamente opuesta a como Jesús dice que es”. Piensan o expresan: “Amplio y ancho es el camino que conduce a la vida y muchos van por esa vía. Estrecha es la senda que conduce a la perdición y casi nadie va por esa senda”». Pero Jesús dijo exactamente lo contrario (Mt 7, 13-14).

En este revelador relato de la Transfiguración, se oye la voz del Padre diciéndonos: “Este es mi Hijo, mi elegido, ¡escúchenlo!” Escúchalo –me digo– en tu interior, escúchalo en las heridas multitudes, escúchalo en este miembro de tu familia o de tu comunidad que está enfermo o desnortado, escúchalo en aquellos a quien nadie escucha. ¡Escúchalo”. Pero no para quedarme en teorías, sino para parecerme a él, para pedirle mucho que me parezca a él y abandone de una vez las vanas excusas. Él puede ayudarnos a transfigurarnos ya con él, como un día “él transformará nuestro cuerpo humilde en un cuerpo glorioso como el suyo”.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This