01.2016-Vietnam

El equipo coordinador de la Familia Vicenciana de Vietnam incluye 5 ramas:

  1. Damas de la Caridad
  2. Congregación de la Misión
  3. Hijas de la Caridad
  4. Juventud Mariana Vicenciana
  5. Sociedad San Vicente de Paúl

Juntos en Cristo nosotros, los Vicencianos, hacemos la diferencia”   (Padre Gregorio Gay – 30 de enero de 2015)

La Familia Vicenciana de Vietnam empezó a trabajar en colaboración en 2010 para celebrar todos los años la fiesta de San Vicente. El año de 2015 respondiendo a la llamada del Superior General, P. Gregorio Gay, sobre el “AÑO DE “COLABORACIÓN  VICENCIANA, la Familia Vicenciana de Vietnam ha hecho gradualmente un esfuerzo por escuchar, recibir y llevar a cabo lo recomendado en la carta. Concretamente hemos realizado las siguientes actividades:

  • Sabemos que la fortaleza espiritual es la fuente del compromiso en por ello hemos organizado oraciones juntos, Santa Misa seguida del documento del “AÑO DE COLABORACIÓN VICENCIANA.
  • Para profundizar sobre la colaboración en el carisma de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, hemos organizado reuniones,  estudios sobre el carisma e intercambios de experiencias. Cada rama dirigirá alternativamente solemnes celebraciones en la Fiesta de San Vicente y  Santa Luisa de Marillac.
  • Además de las Hermanas de la Medalla Milagrosa con las que hemos estado colaborando durante muchos años, el año 2015 nos hemos acercado a las Hijas de la Caridad de Santa Juana Antida Thouret y a los Hermanos de la Caridad. Estamos muy contentas de conocer a otras ramas de la Familia Vicenciana en Vietnam.
  • Para servir a los pobres eficazmente hemos organizado y llevado a cabo proyectos como guisar y repartir comida a los pacientes pobres en los hospitales, hemos organizado la Fiesta de la Primavera para los pobres de la zona rural, reconocimiento de salud y medicina gratuitos y catequesis para niños y adultos.
  • Para proteger el ambiente verde, limpio, bello así como preparar un fondo para los pobres la Juventud Mariana Vicenciana de Vietnam recogen botellas en la calle y con las Damas de la Caridad la basura del patio de la Iglesia una vez por semana.

Al vivir juntos con espíritu de cooperación todos hemos tenido diversas experiencias:

Vida espiritual: con aprendizaje, oraciones y Misas de acción de gracias, cada miembro se siente feliz de pertenecer a la “Familia Vicenciana” para trabajar juntos,  alabar y dar gracias a Dios. Expresan la alegría de tener a San Vicente y a Santa Luisa, así como muchos otros santos, en la familia. Desde entonces, tenemos más deseos de ser santos. Oramos más, asistimos a Misa más regularmente, rezamos el rosario con más diligencia y cortas oraciones durante el día. Como resultado profundizamos en la fe y  confiamos en la providencia de Dios

La vida común: recibimos diversas experiencias escuchando,  observando, compartiendo ideas y desarrollando los talentos; aprendemos unos de otros; compartimos alegrías y desafíos en el servicio; discernimos juntos  llegamos a la última determinación.

A través del servicio proclamamos la Buena Nueva a los pobres y colaboradores  y ellos, a su vez, se hacen agentes evangelizadores para otros. Al mismo tiempo nosotros somos evangelizamos por ellos.

Esto es lo que hemos hecho y experimentado. Cada rama de la Familia Vicenciana de Vietnam desea colaborar y trabajar más juntos, porque están convencidas de que esta cooperación es buena, quiere glorificar a Dios y promover los beneficios para los miembros de la sociedad que estaban olvidados.

Fuente: http://filles-de-la-charite.org/


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This