Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 24 de noviembre de 2015

por | Nov 24, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

oracion_ayuno_lynn

Oración y Ayuno Vicentino
martes 24 de noviembre
Año de la Vida Consagrada
¡Nunca se Rinda! – En Comunión – Servir a Cristo – Vivir y Morir por Cristo

Querida Familia Vicentina: Oremos siempre por aquellos a quienes servimos. Oremos los unos por los otros y sobre todo oremos para que respondamos siempre su llamado a servir. “Señor, ayúdame a ser misericordioso en mis pensamientos sobre los demás y mirar a mis hermanos y hermanas a como usted mira a su hijos.” Debemos orar cada día por la paz y dejar que la paz comience con nosotros mismos, en nuestros hogares, y en las relaciones con aquellos a quienes servimos. Tenemos que orar por nuestros jóvenes. Ellos están haciendo la diferencia, con mucha pasión. Cuando veamos a los jóvenes ayudando en todos los sentidos, oremos por ellos. Les pido que oren por una pareja de jóvenes de mi parroquia con la esperanza de que hagan la diferencia. Por favor, oren conmigo por Stefan y Esperanza. ¿Estás listo y dispuesto; eres capaz de hacer la diferencia? “Te necesitamos Señor en nuestras vidas. Siempre muéstranos el camino. Necesitamos tu dirección.” Amén.

¡Nunca se Rinda! – Mantenga la siembra de las semillas. Dios es nuestra esperanza y nos lo encontramos en medio del sufrimiento. A su vez, encontremos a Jesús y pidámosle que nos utilice. Pidámosle que convierta sus sufrimientos por los demás. Cuando seguimos a Jesús abrazamos Su sufrimiento y traemos la alegría de la sanación a los demás. Mi primer Presidente de la SSVP, Don Hunter, me enseñó a plantar las semillas. Él nos llama “Johnny Appleseed;” (en español diríamos ‘Juancito el Sembrador’). Confiábamos en Dios y nunca nos dimos por vencidos. La mayoría de las veces que nunca supimos lo que creció ‘en nuestra siembra.’ Hemos aprendido a confiar en Dios y a mantener la plantación. A menudo nos sentimos tentados a renunciar, pero hemos de resistir. Le llevábamos nuestro sufrimiento y el sufrimiento de la cruz a los que lo necesitaran: la siembra de semillas, que son las semillas de la esperanza y la sanación. Esta es la esperanza de la Cruz nuestra eterna sanadora. “Porque tanto amó Dios al mundo, que nos dio a su Hijo unigénito.” Lo hizo por nosotros, por nuestra salvación y para nosotros como siervos para mantener la siembra de las semillas. Seguimos haciéndolo y plantamos las semillas de la esperanza. Sin quitar nuestros ojos de Jesús, ¡nunca nos vamos a rendir!

En Comunión – Amar a Dios significa desear y buscar una mayor comunión con Él en todo momento. Esta comunión aumenta principalmente a través de la recepción de la gracia en los sacramentos, y por medio de nuestra obediencia a su voluntad. La Eucaristía nos llama a servir. No estamos solos en esto. Estamos armados para el éxito con el cuerpo y la sangre de Cristo. Esta comunión con Dios nos lleva a la comunión y a orar por los santos. Nuestro amor por Dios nos llama a servir y a creer en nuestro viaje. Estamos en comunión y creemos que nuestro viaje en la tierra, es un viaje al cielo. Esto nos pone en comunión con nuestro último maestro y todos los santos. No podemos hacer esto solos. Tenemos muchas herramientas que nos han sido dadas. Una herramienta de gran y maravilloso regalo es la Escritura y el otro es la Santa Misa y la Eucaristía.

Cuando nos armemos, tendremos éxito y serviremos bien. Los Vicentinos en el ejército de Dios van a ganar la batalla del bien de los necesitados. Estamos en comunión los unos con los otros y el viaje hacia Dios, será muy agradable. A medida que nos vamos al Señor en la oración, vamos a pedirle que le hable a nuestros corazones. Nunca está demasiado ocupado para hablar con nosotros sobre nuestras preocupaciones, esperanzas y sueños.

Servir a Cristo – Como Vicentinos, sabemos que vemos a Dios en todos los que servimos. Como cristianos, vemos a Dios en todas las personas. A veces es difícil de encontrar, pero hay que ver al sufrido y quebrantado Cristo para servir con compasión. Tenemos que olvidar los prejuicios y los juicios, para ver a nuestro sufrido Señor y saber que estamos llamados a servir. Hubo un hombre que fue enseñado por su madre a no tocar las perillas de las puertas o las cosas que otras personas han tocado. Muchos de nosotros podríamos relacionarnos con ésto. Este hombre, de niño abría las puertas con los codos o si tenía que halar una puerta, lo hacía con el dedo meñique y usaba limpiador de manos ​​y desinfectante muy a menudo. El hombre creció para ser un buen joven y decidió ser voluntario para un comedor de beneficencia. Le gustaba su trabajo. Un día un hombre sucio y roto llegó al comedor, y el joven lo saludó con una sonrisa y con la comida. El Jesús sucio y quebrantado dijo: “Gracias, joven hombre. Es tan especial lo que está haciendo. Nadie quiere servirme y necesito comida.” El joven se abrazó al sucio Jesús, al sin hogar, y derramó una lágrima. Cuando puso más comida en el plato, derramó un poco y la lamió con su dedo. Sin pensar en la suciedad, sólo entregó su amor. Esta es la forma en que estamos destinados a servir. Sirvamos a Dios que está en todo el mundo, en la imagen del quebrantado Cristo, y sirvámosle bien.

Vivir y morir por Cristo – Nos esforzamos por vivir cada momento en Dios, con Dios y por Dios. No siempre es fácil y nos tropezamos y nos levantamos a nosotros mismos y seguimos alcanzando una vida santa poniendo nuestro énfasis en la vida de Dios. Morir por Él está en nuestra voluntad de servir a los demás. Matamos a nuestro viejo yo y renovamos la vida en el servicio. No estamos llamados a ser mártires, pero estamos llamados a servir a los necesitados, y a los unos y a los otros con amor. Si queremos que cada momento de nuestra vida para ser vivida por Dios y por medio de Dios, vamos a hacer la diferencia cada día. Oremos por otras personas más a menudo y por supuesto, por nosotros mismos. Necesitamos a Dios en nuestras vidas y necesitamos su ayuda para vivir y morir por Cristo. Somos el pastor que busca la oveja perdida sin preocuparse por nada más. Somos el pastor de los perdidos que son como ovejas que han perdido su camino. Todas nuestras ovejas pertenecen a Dios. Todas nuestras ovejas son Jesús y les servimos a causa de nuestro amor por Jesús. Oremos para que Dios nos ayude a encontrar la oveja perdida y siempre darle amor y esperanza; enséñanos a vivir y morir por Cristo. Ayúdanos a morir en nuestra naturaleza sentenciosa, ayúdanos a cambiar y a amar a todos Amén.

Tengan una gran semana, llena de amor y bendiciones, Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This