Marie Cruiziat nació el 5 de octubre de 1770 en Priay, un pequeño pueblo cerca de Chalamont, hija de Humbert Cruisiat y Etiennette Bottier.

A los dieciséis años de edad entró al servicio de Benoît Ozanam y su esposa Elisabeth Baudin (abuelos de Federico), primero al cuidado de los animales domésticos y, más adelante, empleada en el hogar familiar.

Tras la muerte de Benoît (1800) y de Elisabeth (1803) continúa con la familia al servicio de Jean-Antoine-François, Marie y sus hijos, quienes cariñosamente la llamaban «Guigui». Les acompaña a Milán en 1809 y regresa con ellos a Lyon en 1816. En 1839, tras la muerte de los progenitores, sigue al servicio de los hijos, en especial de Alphonse y Charles.

En 1843, acompaña a Charles a París, cuando éste se traslada a la capital para continuar sus estudios de Medicina y van a vivir a casa de Federico y su esposa Marie. Los libros de familia relatan cómo, cuando Charles es llamado a realizar el servicio militar obligatorio, Marie Cruiziat pagó de sus propios ahorros la sustitución de Charles Por otra persona (ésta era una práctica legal en aquellos tiempos).

Tras el fallecimiento de Federico, Marie Cruiziat se traslada al hogar de Charles Ozanam, en la que permanece hasta su muerte, el 17 de agosto de 1857, a los 87 años de edad y 72 años de servicio a cuatro generaciones de la familia Ozanam, siendo enterrada en el cementerio de Montparnasse. Fue monseñor Alphonse Ozanam quien consoló, en los últimos momentos de su vida, a quien, más que criada, había sido un miembro más, y muy querido, de la familia.

 

Autor: Francisco Javier Fernández Chento
Editor de la correspondencia completa, en español, del beato Federico Ozanam

Pin It on Pinterest

Share This