Evangelio y Vida para el 21 de noviembre de 2015

por | Nov 21, 2015 | Evangelio y Vida, Reflexiones | 0 comentarios

 

evangelio_y_vida1 Mc 6, 1-13; Sal 9; Lc 20, 27-40.

“Una vez resucitados, son hijos de Dios”

¿Hay resurrección de los muertos o somos exciudadanos de ningún lugar que van a ningún sitio y su única salida es la muerte voraz?

Los saduceos –gente acomodada y rica– negaban la resurrección de los muertos. Es una tendencia histórica que el ateísmo y la negación de la vida eterna es el opio de los explotadores y de los filósofos que los justifican. Si somos hermanos unos de otros como un caballo lo es de otro, ¿por qué vas a llamar explotador al caballo fuerte que se come la ración del débil? Si somos huérfanos y no hay Padre nuestro, ¿ante quién protestaríamos por las injusticias? ¿Quién haría justicia antes o después?

¿A quién daríamos las gracias? Si la muerte es la respuesta final, ¿cuál es la diferencia entre Francisco de Asís y Stalin, el asesino de millones de seres humanos?

Y, sin embargo, mi alegría no viene de estas u otras razonables razones; de Jesucristo viene la seguridad de la resurrección de los muertos. Es Jesucristo quien me da esa seguridad. No creo que “algo habrá en el más allá”, como dicen algunos; creo en la vida eterna que me reveló y prometió Jesucristo. De él me fío. No se engaña ni me engaña. “Dios es Dios de vivos, no de muertos”.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This