Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 8 de septiembre de 2015

por | Sep 8, 2015 | Reflexiones | 1 comentario

lynn

Día de Oración y Ayuno Vicentino
martes, 8 de septiembre 2015
Año de la Vida Consagrada
Comunicar – Servicio Alegre – Dios nos da Luz – ¿Qué es la Fe?

Querida familia vicentina: tengan una semana maravillosa llena del amor de Dios, sirvamos y hagamos la diferencia. Somos un milagro para muchos. Sonriamos, la sonrisa es una oración que puede cambiar nuestras vidas. Sintamos Su presencia siempre. Amén

La Comunicación – La comunicación es el verdadero cerebro de una organización. Es un punto primordial de nuestro trabajo y la familia vicentina. Necesitamos compartir con los demás, en especial con los nuevos miembros. A menudo vienen sabiendo nada y les empezamos a recitar lo que creemos que es la información, pero que el receptor ve como órdenes. Por supuesto que no es todo el tiempo, pero aunque sea una sola vez, es demasiado. Siempre debemos ser amables y acogedores, con la voz de Jesús para enseñar a otros. Una cosa, que creo que es importante es asignar un mentor para los nuevos miembros. Como mentor, usted puede sentarse con el nuevo miembro y explicar las cosas a medida que avanza, especialmente en una reunión. Los mentores se utilizan siempre con los visitantes y siempre es una enseñanza sobre el modo de vida vicentino, y sobre la espiritualidad vicentina. La comunicación es un poco más de esto y siempre me dicen que es una calle de dos vías. Recibimos información desde otros niveles y vamos a compartir esta información. También debemos enviar la información nuestra y que los demás sepan lo que estamos haciendo. Esto mantiene a nuestra familia en servicio. De manera que transmitimos una comunicación adecuada a todos los que servimos. Hablamos, le permitimos que pregunten y escuchamos. A través de todo esto oramos y servimos a Jesús con la ayuda del Espíritu Santo. No es sólo hablar; la comunicación es hacer algo mejor, aunque sea temporal.

Servicio alegre – “Estemos siempre alegres. Oremos sin cesar. En todas las circunstancias, seamos agradecidos. Esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5: 16-18). Somos seguidores de Jesús y somos siervos de Jesús y vemos las cosas con ojos alegres cuando le seguimos fielmente. Tengamos corazones alegres para amarle y servirle en los pobres y todos los necesitados. Llevemos esta alegría a nuestro servicio y con cada miembro de nuestra Familia Vicentina, incluso los que nos molestan un poco. Estos son por los que oramos más y por los que pedimos que cambiemos y aceptemos otros. Lo que realmente hace la diferencia. La lectura de las Escrituras nos ayudará a alcanzar el servicio alegre, y si es posible a ser un mejor Vicentino. Bueno, por supuesto que todos necesitamos mejorar, por lo que oramos y leemos los Evangelios y pedimos la Trinidad que nos ayude y esté siempre con nosotros. Nuestro servicio será alegre si reconocemos, que no podemos hacer esto solos. Servimos a Jesús en todas las personas con alegría. No se puede ocultar esa alegría; la gente ve y siente su alegría. Sea un siervo alegre en su parroquia, con su familia Vicentina y su familia humana. ¿Cómo, tu vida y la de otros, cambiarán con un servicio alegre?

Dios Nos Da Luz – Tenemos el poder de Dios para ir a iluminar nuestro mundo. Él nos dio al Hijo que nos enseñó y sigue enseñándonos. Nos mostró su poder con Su toque sanador. Cuando Jesús caminó por los campos, sanando y viendo a todos los necesitados, la gente estaba asombrada. Marcos 7:37 dice: “Ellos estaban desmedidamente asombrados, diciendo: ‘Todo lo que Él ha hecho, lo ha hecho bien. Hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos.’ Este es el que nos da la luz. Este es el que nos llama a servir.” Puede que no seamos capaces de hacer oír a los sordos y hablar a los mudos, pero podemos orar por esto siempre. Podemos levantar a nuestros amigos y vecinos de la pobreza espiritual y material y enseñarles a planificar y a presupuestar. Podemos estar con ellos cuando estén pasando por una crisis. Podemos sentarnos con el preso y su familia y orar por todos ellos. Podemos mostrar la luz a los demás, pero no sin la ayuda de Dios. No necesitamos predicarles para llevarle a Jesús, sólo tenemos que mostrarles lo buenos que son y lo importante que son, sin importar sus circunstancias. Nunca les quitemos su esperanza. Siempre démosles la luz. Ayudémosles a iluminar su mundo.

¿Qué es la fe? – De acuerdo con Arthur Ward, “La fe es saber que hay un océano, porque usted ha visto el arroyo.” Así que aquí estamos, sentados y rezando para que nuestra vida sea un testigo, no lo estamos proclamando, sino que estamos siendo testigos del amor de Dios. Un amor tan grande que Él nos dio a su Hijo. Un amor tan grande que nos puso a todos juntos en esta Familia Vicentina, en un viaje para hacer las cosas mejor y para servir en Su nombre. Se nos han dado tantos regalos en nuestra fe. Él nos ha dado todo. Todo lo que Él prometió se nos ha dado a nosotros. Debemos desempacar estos regalos para mostrar la belleza de todos. La fe ilumina nuestro camino cuando las sombras ocultan el sol, cuando el camino es oscuro y cuando el invierno es largo y frío. Hay vida nueva en nosotros para compartir. La fe es creer, el amor y la fe es obrar milagros. Reconozcamos los milagros en nuestras vidas y compartamos nuestra fe con el servicio y las buenas acciones.

Bendiciones,

Lynn

Etiquetas:

1 comentario

  1. Alma

    Que linda reflexión…..un Servicio alegre. En todo tiempo dar gracias a nuestro Dios…siendo Luz para el mundo. Amén

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This