Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 18 de agosto de 2015

por | Ago 18, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

lynn

Oración y Ayuno Vicentino
martes 18 de agosto 2
Año de la Vida Consagrada
Cambios de Vida – En Gratitud – La vida es un viaje – En la imagen de Dios

Queridos Vicentinos: Doy la bienvenida individualmente a todos los nuevos miembros del grupo hispano de oración. Somos muy afortunados de pertenecer a una familia tan cariñosa y tan dadivosa. Somos diferentes y vivimos en diferentes partes del mundo, pero tenemos un par de cosas en común. Amamos a Nuestro Señor Jesucristo y deseamos hablar con Él y buscar Su guía en todo lo que hacemos y que nos gusta, como el servir a los necesitados y ayudar a levantarlos de su pobreza, tanto espiritual como material. Les llevamos alegría a ellos y nos sentimos alegres de estar entre ellos. ¡Oremos siempre! Oremos los unos por los otros y por nuestros sacerdotes, religiosos, seminaristas y diáconos y sobre todo por nuestro Papa Francisco, que parece un vicentino cada vez que habla o que escribe. Que ustedes y sus seres queridos sientan siempre las bendiciones de nuestro Señor. Que el Señor bendiga vuestra semana. ¡Amén!

Cambios de Vida – Hay tres etapas por las que pasamos en la vida. Y siempre necesitamos a Dios con nosotros, especialmente a través de cada una de estas etapas. La primera etapa ocurre cuando somos jóvenes. Usted tiene una gran energía, tiene un montón de tiempo, pero no se tiene dinero. La etapa 2 es la mediana edad. Tenemos el montón de dinero y el montón de energía, así, pero no tenemos el montón de tiempo que teníamos de joven. La tercera etapa, en la que somos personas mayores, tenemos todo el tiempo del mundo y en su mayor parte, tenemos todo el dinero que necesitamos, pero la energía nos ha dejado. Dios está ahí para nosotros. Oímos del maná del cielo. Él siempre está ahí para nosotros en cada una de estas etapas. Interesantemente, en cada etapa estamos listos, somos capaces y estamos dispuestos a ayudar a los necesitados; sin embargo, lo hacemos de una manera más lenta, y no tan a menudo y tal vez hacemos poca o nada de las donaciones, pero hacemos una buena parte en la oración y apoyamos a nuestro nivel. Tenemos que aprender a aceptar a cada vicentino en nuestra familia en el nivel en que se encuentran y saber que Dios está con ellos siempre y con nosotros. No perdamos el rastro de su presencia, amor y apoyo.

En Gratitud – Conocemos muchas personas que no tienen riquezas y que viven humildemente. Los más felices siempre son los que nunca han tenido mucho. Sin embargo, ellos siempre están muy agradecidos de lo poco que tienen. Algunos creemos que estamos agradecidos, pero a menudo queremos más. Mi abuela tenía una placa sobre su cama, que leía: “Me quejé porque no tenía zapatos nuevos y luego conocí a un hombre sin pies.” Siempre me acuerdo de esta pequeña frase y siempre traté de ser feliz con lo que tenía. También me dijo que orara siempre para dar gracias por tener un techo sobre nuestras cabezas y comida en nuestros estómagos. Ella me dijo que diera gracias a Dios siempre, incluso por los regalos y las alegrías de la vida más simples. Ella me dijo así: “Un día conocerás gentes, y reconocerás lo mucho que tienes en comparación con otros que no pueden alimentar a sus familias, ni tener un techo sobre sus cabezas. Cuando te encuentres con ellos, siempre dales lo que puedas darles y ora para que tengan más.” Esto es lo que hacemos como vicentinos. Les damos a los demás y estamos agradecidos a Dios que nos ha dado la alegría de servir y alimentar a sus corderos.

La vida es un viaje – Caminamos hacia Dios, que es nuestro destino. Sin embargo, sería un error pensar que Dios sólo aparece al principio y al final, con tal vez una aparición ocasional en medio del viaje. Cada vez que hacemos una visita a los hogares, los hospitales, las cárceles o en la calle, sabemos que lo necesitamos cada día y a cada momento del día. Aprendemos, mientras caminamos y cuando asistimos a seminarios o a escuchar conferencias y sobre todo, aprendemos de los que están en la pobreza, sea cual sea su pobreza. Ayudar a los demás es una parte de nuestro viaje; Cristo está con nosotros en cada paso del camino. Tome todo y disfrute de la alegría de dar a los demás.

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre.”- Mahatma Gandhi

A la imagen de Dios – Dios nos creó a su imagen. Somos capaces de conocer y amar a Dios y compartir Su vida. Nuestras almas reflejan más claramente la imagen de Dios. Nuestros cuerpos también reflejan la imagen de Dios al convertirse en templos del Espíritu Santo. Nuestro servicio en Su nombre refleja su imagen clara y ayuda a otros a ver su bondad y alegría. Estamos en su imagen cuando viajamos a servir en su nombre y colocamos a los necesitados antes que a nosotros. Vemos Su imagen en todos aquellos a quienes servimos. Nos encontramos a Cristo en todos los que necesitados y lo ponemos a Él ante ellos con nuestra presencia. Somos la imagen de Dios cuando servimos a los necesitados y ellos se hacen a Su imagen. Sepan esto y el servicio se convertirá en una sola oración y en alegría pura.

Bendiciones, Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This