1513191_885396484931005_6118498296961326454_n

El miércoles 24 de junio hacía su arribo a Santiago de Chile, el Superior General, P. Gegory Gay. Su destino era Punta Arenas y Porvenir en la Patagonia chilena, para visitar a los tres misioneros de esa Misión Internacional, los PP. Angel Garrido, Margarito Martínez y Pablo Vargas. Se trata de una visita habitual de las que el Superior General hace por sí mismo o través de su Asistente para las Misiones a estas misiones internacionales.

Pero antes de llegar a Punta Arenas, el P. Gregorio se encontró en Santiago con el Consejo Nacional de la Familia Vicentina de Chile. Con ellos, celebró la Eucaristía, en el día del Natalicio de San Juan Bautista, lo que motivó una homilía compartida, con la pregunta acerca de la relación entre Juan Bautista y el carisma vicentino. Las respuestas a esta pregunta no se hicieron esperar y dejaron muy contento al Sucesor de San Vicente.

Más tarde se presentó el proyecto de un grupo de jóvenes profesionales y estudiantes que, motivados por el trabajo que distintos representantes de la Familia Vicentina realizaron con motivo de la última de las catástrofes naturales ocurridas en Chile, las inundaciones en el norte del país. Ellos de proponen –en el espíritu del Año de la Colaboración- constituir una organización estable para enfrentar este tipo de calamidades y para colaborar en la lucha por la superación de la pobreza extrema y otras tareas propias del carisma vicentino. Se trata de REJUSEVI, Red Juvenil de Servicio Vicentino. La iniciativa fue recibida con gran beneplácito por el Padre Gregorio.

Por la noche, el Superior General concedió una entrevista a Radio Vicentina y a REVIC (Red Educativa Vicentina), en la que habló de su experiencia como Superior General, de su visión de la Familia Vicentina, de la situación de las vocaciones, de educación y de sueños para el futuro. El día concluyó con una cena con los cohermanos, mirando el partido entre Chile y Uruguay, en que el país anfitrión venció, pasando a las semifinales de la Copa América Chile 2015.

Hacia las 2 de la madrugada del día 25, el P. General, acompañado del Visitador de Chile, P. Fernando Macías, voló con destino al extremo sur de Chile, a Punta Arenas, capital de la Región de Magallanes y Patagonia chilena.

Una vez ya instalado en Punta Arenas, se entrevistó con cada uno de los misioneros y por la tarde celebró una Eucaristía, con gran participación de los fieles, en la Parroquia San Miguel, a cargo de los misioneros. Posteriormente compartió sencillamente con la gente.

El día 26, se trasladó -atravesando en una barcaza el Estrecho de Magallanes- a la localidad de Porvenir, donde desde hace poco, los misioneros atienden la Parroquia más austral de todas aquellas dirigidas por la Congregación de la Misión. En Porvenir también se encontró con los fieles y celebró la Misa con ellos. Además recorrió la ciudad y conoció las distintas comunidades y capillas.

Regresó esa misma tarde a Punta Arenas, esta vez en avioneta, y tuvo una celebración eucarística con toda la Familia Vicentina del lugar. Posteriormente, cenó con el Obispo en su domicilio.

El sábado 27 fue un día de salida y encuentro con las Hijas de la Caridad de las dos comunidades de Punta Arenas y con dos hermanas de Rio Gallego, Argentina, que se ubica a tres horas de distancia de Punta Arenas, más los misioneros. Celebraron la Eucaristía en una bella casa, alejada de la ciudad. Más tarde, junto al Obispo y su secretario, compartieron una buena parrillada.

Por la tarde, el P. General participó en una reunión ampliada del Consejo Pastoral de la Parroquia San Miguel, que duró entre las 17 y las 20 horas. Posteriormente presidió, en la misma Parroquia, la Eucaristía con primeras comuniones.

El domingo 28, visitó todas las comunidades locales de la parroquia y celebró misa en dos de ellas. Posteriormente, almorzó con las Hijas de la Caridad y los misioneros. Posteriormente, siguió con las entrevistas, especialmente con el superior de la Misión. Más tarde tomó once (merienda) con el Obispo y los misioneros en el domicilio de éste.

En la noche del domingo viajó de regreso a Santiago, luego de haber enfrentado momentos de incertidumbre, dado que por algunos minutos se había suspendido el vuelo, debido a las condiciones climáticas imperantes: había nevado abundantemente y no había seguridad suficiente para el despegue del avión. Afortunadamente, se superó la emergencia y pudo volar, asegurando la continuidad de su agenda.

A pesar de haber llegado a las 4.30 am del día lunes a Santiago, a las 9, sostuvo una reunión con dos consejeros de la Provincia Argentina, que viajaron hasta aquí para tratar un tema urgente con él.

Al mediodía celebró misa con las hermanas mayores de la Casa de la Asunción, entre las cuales hay tres que tienen más de 100 años de edad. Les habló en su estilo claro y sencillo, animándoles con alegría. Luego, con un buen almuerzo, en la festividad de San Pedro y San Pablo, se despidió de todos y partió hacia el aeropuerto.

Fuente: cmglobal.org


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This