Bienaventurados y malaventurados increíbles

Jesús se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.  Es el primogénito entre muchos hermanos y hermanas pobres que confían en Dios y, por eso, son bienaventurados. Jesús los proclama bienaventurados a los pobres, a los que tienen hambre y los que lloran.  También a...

Pin It on Pinterest

Share This