Ross Reyes Dizon

Arder en celo por el reino de Dios

Jesús no puede sino arder en celo por el reino de Dios.  Pues ha venido para proclamarlo, iniciarlo y llevarlo a pleno cabo. En muchos lugares, no terminan de arder en incendios los árboles, las casas y otras cosas.  Nos dan lástima, por supuesto, la muerte, la...

Alertar a todos de los peligros en el mundo

Jesús es el grito que nos trata de alertar de los riesgos que corremos.  Pues vivimos en un mundo individualista y acaparador. No pocas enseñanzas de Jesús, las  paradójicas en particular, causan asombro y desconcierto.  Por ellas, cautiva él a los que le oyen.  Y los...

Vanidad de vanidades, todo es vanidad

Jesús es la lucidez en persona.  Saca él a la luz la vanidad, la vaciedad, de la vida que llevan los que aman y sirven al dinero. Jesús concede y no concede lo que le pide uno que se siente desheredado.  Pues, en primer lugar, rehúsa el Maestro ser juez.  Él no es de...

Constantes en las oraciones y confiados

Jesús es la razón por la que Dios no les niega a los constantes en las oraciones las bendiciones que ellos se las piden con confianza. Se nos enseña hoy que hemos de ser constantes en nuestras oraciones.  Y parece que lo que hay de bueno en ser constantes es esto:  le...
Extranjeros, forasteros, ya no los hay

Creíbles testigos del Evangelio

Jesús tiene palabras de vida eterna creíbles.  ¿Somos creíbles nosotros que creemos en él? Los que oyen a Jesús proclamar la Buena Noticia se quedan asombrados de sus palabras creíbles de gracia.  Él enseña con autoridad. Creíbles también nos quiere Jesús.  Quizás la...

Extranjeros, forasteros, ya no los hay

Discípulos hasta el fin amargo

Jesús es el Maestro bueno.  Nos invita a ser sus discípulos. Toma Jesús la decisión de ir con sus discípulos a Jerusalén.  Allí padecerá mucho y morirá en la cruz.  No retrocede él ante el espectro de una muerte violenta. Ni mucho menos lo detiene la inhospitalidad de...

Pin It on Pinterest