últimas noticias sobre el COVID-19

Juan es el nombre del hijo de Zacarías e Isabel

por | Jun 21, 2018 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Jesucristo es la misericordia divina en persona.  Le conviene, pues, a su precursor llamarse Juan, cual nombre significa:  «Dios se ha compadecido».  Y nos conviene aprender de la Escritura sobre Juan.

Los vecinos y parientes van a ponerle al hijo de Isabel el nombre del marido.  Pero interviene ella diciendo que su hijo se va a llamar Juan.  Y le replican que ningún pariente se llama así.  Por eso, preguntan al padre, quien escribe el nombre del hijo.  Inmediatamente se le suelta al mudo la lengua, y habla él.

Claramente, no aciertan los vecinos y parientes con respecto al nombre del hijo de Zacarías e Isabel.  Es que solo  la estéril y los avanzados en edad pueden captar realmente su experiencia personal de la gran misericordia de Dios. Tal conocimiento, singular y conyugal, los hace tomar clara conciencia de la misericordia de Dios.

Por tanto, no pueden sino llamar Juan a su hijo.  Es el mismo nombre que Dios ha pronunciado, estando el llamado en las entrañas maternales todavía.  Y de parte del padre, en particular, tan pronto que acepta el designio divino, se le suelta la fuerza del Espíritu.

Es decir, al reconocer el padre el nombre propio del hijo, se reaviva la fuerza apagada por la incredulidad.  Mirando ya más allá de su edad avanzada, el padre pone su confianza en Dios.  Mientras vivan, Juan les será a los padres la presencia viva del Todopoderoso que se ha compadecido de ellos.

La identidad de Juan está en ser y obrar al servicio de otro.

No solo les hace presente Juan a sus padre la misericordia de Dios.  Como profeta del Altísimo, es su portavoz.  No es él la luz, sino el testigo de ella.

Además, su desprendimiento es total.  Juan está dispuesto a que se le encarcele y se le corte la cabeza.  Y así quedará cumplida su misión, para que comience la de Jesús.  Debe crecer Jesús, y su Precursor, disminuir.

La Escritura sobre Juan es para nuestra instrucción.

Se espera de los cristianos que hagamos lo que Zacarías e Isabel y su hijo.  Que hagamos de la desconfianza en las propias fuerzas el fundamento de la confianza en Dios (SV.ES III:124).  Que nos libremos, además, de la preocupación por «un honesto retiro» (SV.ES I:88).  Así se nos soltará asimismo una fuerza espiritual en bien de los pobres.   Y, desde luego, nos toca ser «hombres-para-los demás».  Para que se complete nuestro gozo, se cumpla nuestra misión y se viva la Eucaristía, Jesús y los demás han de crecer mientras menguamos nosotros (SV.ES XI:561)

Señor Jesús, haz que obremos conforme a tu designio.  Concédenos cooperar contigo en edificar un mundo más humano grato a tus ojos.

24 Junio 2018
Natividad de san Juan Bautista
Is 49, 1-6; Hch 13, 22-26; Lc 1, 57-66. 80

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This