Desde un punto de vista vicenciano: Soñar

por | Ene 20, 2024 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

La «Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad» del 28 de agosto de 1963 estaba programada para incluir un programa de 3 horas de discursos y actos de varios líderes de los derechos civiles. En la planificación, Martin Luther King se había ofrecido voluntario para clausurar la reunión. Se le asignaron 4 minutos. Habló durante más de 17 minutos. Tenía un texto preparado. Cuando se ve el vídeo, se aprecia con qué frecuencia mira sus notas en los primeros once minutos. Ha escrito sus elocuentes observaciones. Luego ocurre algo. Pasa a una presentación espontánea y habla únicamente con el corazón. Presta poca atención a las notas. Este es el hermoso y poderoso «Tengo un sueño» de su discurso. Se convierte en su elemento identificativo y en un estándar estadounidense.

Se cuenta que la gran Mahaliah Jackson, que estaba cerca de King, gritó: «Háblales del sueño, Martin, háblales del sueño». Entonces, algo hizo clic en su cabeza. Claramente, había pensado en este sueño en otras ocasiones, pero ahora parecía el momento adecuado y las palabras fluyeron apasionadamente. Uno puede sentir la acción del Espíritu cuando descubre lo que quiere decir y cómo decirlo. A partir de un pasado lleno de injusticias y prejuicios, sueña con un futuro abrazado por el Evangelio, en el que la igualdad y el respeto a todas las personas dominen el paisaje. Un futuro en el que sus hijos prosperen y crezcan fuertes. Un futuro en el que América hará realidad su promesa llena de esperanza.

T.E. Lawrence (en su Los siete pilares de la sabiduría: un triunfo) tiene algo que decir sobre este tipo de sueños:

«Todos los hombres sueñan, pero no por igual. Los que sueñan de noche en los polvorientos recovecos de sus mentes se despiertan de día para descubrir que era vanidad, pero los soñadores de día son hombres peligrosos, porque pueden llevar a cabo sus sueños con los ojos abiertos, para hacerlo posible».

King tuvo estos sueños con los ojos abiertos. Y actuó sobre ellos con un discurso audaz y una acción centrada, con la voluntad de arriesgar su vida y su fe para alcanzar el bien que buscaba. Ya sabemos cómo acabó.

Me pregunto sobre Vicente de Paúl como soñador. Podemos describir su lado práctico, pero también reconocer cómo se atrevía a ver las cosas de otra manera, a soñar. ¿Qué habría dicho Vicente si Luisa le hubiera animado a hablar de su sueño mientras predicaba? Sin duda, trataría de una distribución prometida de alimentos, ropa y vivienda para los necesitados. Involucraría a personas de todas las clases en el servicio a los que necesitaran ayuda por enfermedad, edad o guerra. Estaría atento a las necesidades de los jóvenes en términos de educación, atención y amor. Se esforzaría por dar a conocer y vivir mejor el Evangelio en términos de fe, perdón y fidelidad. Si nos fijamos en la vida y el ministerio de Vicente, descubrir los elementos implicados en su sueño revelaría un corazón lleno del mensaje del Evangelio y modelado según el ejemplo de Jesús.

Como estadounidense, Martin Luther King me hace soñar con un mundo mejor. Vicente de Paúl hace lo mismo para la Familia Vicenciana. Yo también necesito soñar y esforzarme por hacer realidad esta visión con mi empeño en la oración.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER