Desde un punto de vista vicenciano: La esperanza del rebaño

por | Sep 2, 2023 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

«Spes gregis» fue uno de los primeros términos que oí aplicar a mis compañeros y a mí cuando entramos en el seminario. Los sacerdotes mayores nos llamaban a veces «spes gregis», la «esperanza del rebaño». En su origen, la frase se refería a los animales jóvenes a los que había que cuidar para que crecieran y se convirtieran en los miembros maduros del rebaño; así, por ejemplo, un cordero para un rebaño de ovejas. En el seminario, las palabras subrayaban la importancia de los jóvenes a cuyo cuidado se confiarían algunos aspectos de la Iglesia cuando fueran mayores y estuvieran debidamente formados. Hoy, cuando veo a los seminaristas que se preparan para su papel en la comunidad vicenciana y al servicio de los pobres, debo pensar en ellos como los que nos guiarán hacia ese futuro.

In these days, aEn estos días, en la Universidad de San Juan, puedo mirar por mi ventana en el campus y ver a los nuevos estudiantes —la clase de primer año— llegando, mientras se trasladan a los dormitorios. Este domingo celebraremos la misa de la Universidad, que estará poblada por estos jóvenes. Puedo pensar en ellos como los «spes gregis». Son la esperanza de esta Universidad, de la Iglesia y de nuestra sociedad americana. En mis mejores días, reconozco mi responsabilidad hacia y por ellos. Rezo para poder desempeñar fielmente mi papel de pastor, profesor y mentor.

A principios de este mes (del 1 al 6 de agosto) tuvo lugar en Lisboa (Portugal) la Jornada Mundial de la Juventud. Un encuentro de nuestros jóvenes vicencianos precedió a esos días. Las noticias se llenaron de imágenes y relatos de los acontecimientos de esta semana. Ver a los jóvenes cristianos de todo el mundo reunidos para disfrutar de su mutua compañía, compartir experiencias, asistir a charlas y celebrar el culto elevaría el corazón de cualquier católico. A su regreso, los hombres y mujeres que asistieron han contado historias maravillosas de fe, unidad y esperanza en el futuro. Estoy deseando hablar con estos estudiantes de St. John’s cuando vuelvan al campus. Me dan confianza y profundizan mi compromiso con ellos y con nuestro proyecto común en favor de la Iglesia y de los pobres y marginados. Son los «spes gregis».

En el centro de la Jornada Mundial de la Juventud estuvo, por supuesto, el papa Francisco. Como hemos visto, el logotipo del encuentro representaba una cruz, un rosario y un perfil de la Virgen. Uno se imagina fácilmente cómo cada uno de estos elementos caracteriza nuestro perfil de fe. Francisco fijó el tema del encuentro en torno a la cita bíblica «María se levantó y se fue aprisa» (Lc 1,39). Y habló de María en su predicación inicial y final.

Tenemos una gran ayuda: María, nuestra Madre que, especialmente en estos días, nos lleva de la mano y nos muestra el camino… Ella nos enseña cómo caminar en la vida… Por tanto, hagamos dos cosas: primero, llamémonos por nuestro nombre y recordémonos mutuamente la belleza de ser amados y apreciados. En segundo lugar, hagamos preguntas a Jesús, que espera que hablemos frecuentemente con él en estos días. Mantengámonos unidos a él y a su amor. (3 de agosto)

En su predicación del día siguiente, el Santo Padre habló de las implicaciones de la Visitación contenidas en el tema. Dijo:

La alegría de María es doble: acababa de recibir el mensaje del ángel que le anunciaba que acogería al Redentor del mundo y, además, le daban la noticia de que su prima estaba embarazada. Esto es interesante: en lugar de pensar en sí misma, piensa en la otra. ¿Por qué? Porque la alegría es misionera, la alegría no es sólo para una persona, es para compartir algo con los demás. (4 de agosto)

De estos días en Lisboa se pueden sacar muchas enseñanzas y mucho ánimo. Vicente habría encontrado atractiva la Jornada Mundial de la Juventud de varias maneras, incluyendo su énfasis en los jóvenes, la catequesis ofrecida sobre tantos temas, su enfoque en las lecciones de la Santísima Madre, y su énfasis misionero. Como vicencianos, podemos compartir la alegría de Vicente y reconocer nuestra necesidad de cuidar y atender a los spes gregis. Ellos encarnan verdaderamente la esperanza de nuestro futuro.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER