Surcos en la piel morena,
brazos flácidos y cansados,
se ha blanqueado la melena,
rodillas y pies doblegados.

Suficiente dolor humano,
es el peso de los años,
espero la fuerza de tu mano,
me veo ágil en sueños.

Mi cabellera brilla sonriente,
crónica de un sabio camino,
mi piel historia viviente,
palabra sobre pergamino.

Mis brazos han desbordado,
infinitos trabajos y abrazos,
un corazón acaudalado,
que se inflama de retazos.

Vicentino estás conmigo,
eres mi único pariente,
para darme como amigo,
en mantel una sopa caliente.

Parece que ha caído el correo,
no hay noticia de mis hijos,
hace tiempo que no les veo,
ya no contamos los viejos.

El hoy, vacío de cariño,
frío en la habitación,
vivo del ayer como niño,
limpio yace mi corazón.

Dónde han ido, amigos,
Despierto y estaba dormido,
los traigo en mis recuerdos,
se han esfumado conmigo.

Larga fue mi andadura,
me balanceo en la sombra,
mi paso lento qué amargura,
a dónde voló la alondra.

Cierro los ojos, soledad,
voy y vengo del infinito,
me mata esta vaciedad,
necesito un aire bonito.

Pido el calor de tu mano,
encontrar otro aliento,
que me mires hermano,
que escuches mi cuento.

En el asilo la vida pasa,
mi pasado fue gallardo,
hazme un lugar en la casa,
prometo no ser un fardo.

No me señales ser jubilado,
apremio tus aciertos,
una comidita a mi lado,
ver tus ojos abiertos.

Esa mirada agradecida,
esa sonrisa de alegría,
esa palabra bendecida,
estoy en casa qué algarabía.

Sor Floridalia Noguera. H.C.,
Guatemala.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER