Ucrania: una misión de paz y de caridad

por | Ene 2, 2023 | Conflicto en Ucrania, Noticias, Sociedad de San Vicente de Paúl | 0 comentarios

«Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y síguela» (Salmo 34, 14)

Mientras la humanidad se debate entre la omisión y la indiferencia, o busca entretenimiento en los partidos de fútbol, un país sufre los horrores de la guerra: Ucrania. El fracaso de la diplomacia y de las instituciones democráticas demuestra que este conflicto aún puede durar mucho tiempo. Los gobernantes son incapaces de proponer una tregua y, mediante el diálogo, poner fin a esta guerra sin sentido. Los medios de comunicación, al parecer, se han acostumbrado a la desgracia ajena y ya no abordan el tema como al principio de la invasión y las pocas iniciativas para buscar la paz son arriesgadas.  Y los efectos desastrosos de esta guerra, como la inflación, la crisis energética y el aumento de la pobreza, afectan a todas las naciones.

Mientras tanto, el pueblo ucraniano sufre como nunca. Antes había una nación próspera, productora de alimentos, con un turismo fuerte y un pueblo orgulloso de su historia, su tradición y sus posibilidades de futuro. Hoy, sólo encontramos tristeza y dificultad. A pesar de todo, aunque el país esté devastado, la población permanece unida y esperanzada (Salmo 29, 11). Millones de personas emigraron a países vecinos, pero la mayoría permaneció en Ucrania. Los hombres han sido llamados a la batalla, y las mujeres están en la retaguardia, cuidando de sus familias y de las pocas posesiones que aún les quedan.

Frente a este panorama desolador, sigue habiendo personas caritativas, que luchan por su propia subsistencia y por la supervivencia de los demás. Es la caridad la que brilla en medio del caos: es Jesús quien se presenta como verdadero consuelo y protección. En Ucrania, la Sociedad de San Vicente de Paúl cuenta con algunas Conferencias que, a pesar de las inmensas dificultades, insisten en llevar su mano amiga a los necesitados. Además de la SSVP, la Familia Vicentina está presente, y así juntos, intentamos ofrecer un poco de esperanza a los más necesitados (Juan 16, 33), mientras los políticos tardan en encontrar una solución a este vergonzoso conflicto.

El Consejo General Internacional, en nombre de toda la Confederación de la Sociedad de San Vicente de Paúl, ha firmado un «Memorando de Entendimiento» con Depaul International para ofrecer 200 comidas diarias a los ucranianos más pobres de la ciudad de Kharkiv. Nuestras Conferencias, con pocos recursos, también hacen lo que pueden, distribuyendo alimentos, ropa, medicinas y otros bienes materiales. Cuanto más intenso es el frío provocado por el invierno, más acrecientan los problemas, ya que la generación de energía eléctrica, para calentar las casas, sólo es posible durante unas pocas horas al día. Los más afectados, como siempre, son los ancianos, los discapacitados y los niños.

Los días 7 y 8 de diciembre, en terreno neutral (Hungría), el Consejo General Internacional recibió a una delegación de cuatro consocias ucranianas de la SSVP. El consocio Adrian Abel (Inglaterra), Presidente de la Comisión Internacional de Ayuda al Desarrollo (CIAD), me acompañó en este viaje. La idea original era que yo pudiera ir a Ucrania, pero por motivos de seguridad se optó por esta solución, lo que supuso muchos retos para las cuatro vicentinas. Como el espacio aéreo está bloqueado a causa de la guerra, no hay vuelos en Ucrania, así que la delegación viajó en tren y en coche para reunirse con nosotros.

Para preservar a nuestras vicentinas de cualquier situación, mantendremos el anonimato de todas ellas. Su viaje no fue fácil. Por ejemplo, una de las cuatro participantes consiguió llegar al punto de encuentro en Hungría 32 horas después de salir de su casa, y llegó realmente cansada. Nunca agradeceremos lo suficiente a estas valientes señoras por su inmenso gesto de caridad.

Tras esperar unas cuatro horas para cruzar la frontera con Hungría, nos encontramos en un hotel (mantendremos en secreto la ubicación) donde tuvieron lugar nuestras reuniones. Varios testimonios de vida, fe y superación me dejaron sin palabras. Un episodio me conmovió mucho: una consocia me confió la alegría de poder darse un baño «caliente y digno», porque hacía mucho tiempo que no lo tenía en Ucrania. Otra relató el gusto por las «cosas sencillas de la vida», como ir a una cafetería, acceder a Internet o dar un paseo por un centro comercial, cosas que hoy en día raramente se pueden realizar en Ucrania. Los momentos que disfrutamos juntos en Hungría fueron momentos, para ellos, de «una rápida vuelta a la vida normal», al menos mientras duró nuestro encuentro, en los que ademá tuvimos tiempo para socializar en las comidas y para rezar en familia.

En estas reuniones de trabajo pudimos conocer las acciones que la SSVP de Ucrania está llevando a cabo en diversas localidades y que, a pesar de los constantes bombardeos, están aliviando el sufrimiento de los más necesitados. Después de escuchar todo este informe, presentamos a las Conferencias ucranianas un cuadro con la reliquia del Beato Antonio-Federico Ozanam. Con gran emoción, dije que «Ozanam acabará con esta guerra, y este será un milagro más suyo». La imagen con la reliquia es para peregrinar por el país. También regalamos libros y material de formación producido por el Consejo General.

Una de las participantes, la más joven de todas, es fotógrafa profesional, y nos mostró imágenes de los horrores de la guerra, especialmente edificios alcanzados por misiles, vehículos destruidos por disparos y ciudades enteras destruidas. Ella misma se arriesgó a perder la vida mientras realizaba esta labor. Otra consocia tiene a su marido sirviendo en las Fuerzas Armadas ucranianas, y vive la tensión constante de no saber si su esposo volverá a casa. Otros están desempleados y también sufren graves restricciones. El empobrecimiento del país es total, y muchos vicentinos se encuentran también en estado de penuria. Es urgente que alcancemos la paz: necesitamos pacificadores (Mateo 5, 9).

Durante estos días, pude comprobar que la libertad es uno de los valores más importantes para la humanidad, si no el mayor. Sin libertad, la vida está incompleta. Imagine la vida sin libertad religiosa, sin libertad política, sin libertad de expresión, sin libertad de pensamiento. En el caso del pueblo de Ucrania, imagínense la vida sin la libertad de ir y venir, sin la libertad de disfrutar de los derechos humanos más básicos, como el derecho a la vida, la propiedad, la educación, la salud, el trabajo y las oportunidades para el futuro. Una consocia se expresó así: «Superaremos estas adversidades. Nada ni nadie puede detenernos”.

Estas y otras historias permanecerán en mi memoria. Como Presidente General, expresé la solidaridad de la SSVP de todo el mundo con el pueblo ucraniano. Pedimos urgentemente que se ponga fin de inmediato a esta guerra sin sentido. Instamos a los Presidentes Putin y Zelensky a sentarse en una mesa de negociaciones para establecer la paz, tan necesaria, tan urgente, no sólo para el pueblo de Ucrania, sino para toda la humanidad (Santiago 3, 18).

Por último, quisiera pedir que las Conferencias Vicentinas recen el Santo Rosario por Ucrania, pidiendo a Dios que este conflicto termine urgentemente, que las autoridades políticas sean tocadas por el manto de Nuestra Señora, y que todos los implicados busquen una solución a esta guerra. ¡Que Nuestra Señora Reina de la Paz nos proteja!

Consocio Renato Lima de Oliveira
16º Presidente General Internacional

Sociedad de San Vicente de Paúl
Fuente: https://www.ssvpglobal.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER