Mi Cristo

Sin las noches y sin los truenos,
sin las manchas que entrega el miedo,
sin el desespero y sin dormirme;
así me tienes tú de pensarte,
de esperarte en la plegaria,
de soñarte que desciendes,
de compartirte y celebrarte.

Aquí tu Cuerpo mi Cristo,
aquí tu Sangre mi Señor.
Aquí me diste tu retorno
en un ara, en mi poquedad,
en el extremo y el sur,
en los valles del norte y periferia.
Aquí en el centro de tu amor cercano
me pusiste con otros
para hablar de tu rostro.

Rostro que no hay luz que envuelva,
sonrisa y milagro de una paz cotidiana.
Anchura preciosa que no cabe en el día,
aliento de navegantes,
huella y destino de los peregrinos.
Me hiciste buscarte y ya estabas en mí.

P. Pablo González Sandoval. C.M,
Chile.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This