El funeral de dos grandes mujeres

por | Sep 28, 2022 | Formación | 0 comentarios

A inicios de este mes de septiembre fallecieron, con dos días de diferencia, dos grandes mujeres que dedicaron su vida al servicio de un pueblo: una de ellas apenas necesita presentación, la otra merece que se hable más de ella.

Elizabeth Alexandra Mary Windsor, más conocida como la reina Isabel II, nació el 21 de abril de 1926 en Mayfair, Londres, Reino Unido, en el seno de la familia real británica.
Como todos los miembros de la Familia Real antes que ella, Isabel II también fue muy consciente de que su deber era servir. «Declaro ante vosotros que toda mi vida, ya sea corta o larga, estará dedicada a vuestro servicio y al servicio de nuestra enorme familia imperial, a la que todos pertenecemos», dijo Isabel a su pueblo durante un discurso pronunciado por la radio en su 21º cumpleaños, en abril de 1947.
En febrero de 1952, Isabel, que entonces tenía 25 años, se convirtió en reina del Reino Unido y de los Reinos de la Commonwealth; en febrero de de 2022 celebró 70 años de reinado, convirtiéndose en la reina que más tiempo ha ejercido en la historia.
A lo largo de su reinado, ha juramentado a 15 primeros ministros británicos, ha vivido el periodo de mayor tensión en Irlanda del Norte, ha visto la posguerra mundial, la Guerra Fría, la Guerra de las Malvinas y ha lidiado con las invasiones de Irak y Afganistán. En los últimos años, lidió con el Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) y la pandemia de Covid-19.
Falleció tranquilamente el 8 de septiembre de 2022, a la edad de 96 años, en el Castillo de Balmoral, Escocia, Reino Unido.
Su funeral tuvo lugar en la Abadía de Westminster, con capacidad para unas 2.200 personas, y fue enterrada el 19 de septiembre de 2022 en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor (Reino Unido). A su funeral fue visto por millones de personas de todo el mundo.

María de Coppi, más conocida como sor María de Coppi, nació el 22 de noviembre de 1939 en Santa Lucía de Piave, Vittorio Véneto, Italia.
Entró en la familia de las Misioneras Combonianas y emitió sus votos religiosos en 1960 en Verona, Italia.
En 1963 partió hacia Mozambique, donde vivió durante 59 años, dedicando toda su vida a la misión en Mozambique, incluso tomando la ciudadanía mozambiqueña.
Trabajó en las misiones de Anchilo, Meconta, Alua y Chipene, en la provincia de Nampula (diócesis de Nampula y Nacala) y en la misión de Balama, en la provincia de Cabo Delgado (diócesis de Pemba).
Una de las frases célebres de sor María de Coppi es: «Intento estar cerca de la gente, sobre todo escuchando lo que me dicen. A pesar de la pobreza material, escuchar a los demás sigue siendo un gran don».
Vivió la guerra colonial y la guerra civil en Mozambique y, más recientemente, los atentados terroristas perpetrados por grupos insurgentes en el norte del país. Sor María de Coppi denunció la guerra, la explotación, el terrorismo y el sufrimiento del pueblo mozambiqueño, y estuvo en primera línea para ayudar a las familias de la región norteña afectadas por la hambruna y la violencia.
Murió el 6 de septiembre de 2022, en la Misión Católica de Chipene, provincia de Nampula, Mozambique, a la edad de 83 años, habiendo sido asesinada por un disparo a corta distancia, cuando la misión estaba siendo atacada por insurgentes, a las 21:00 hora local, prolongándose el ataque hasta las 02:00 de la mañana, en el que se destruyeron e incendiaron la iglesia, la casa de las hermanas, el hospital y la maquinaria de la misión.
Sus funerales tuvieron lugar en la Misión de Carapira, una gran referencia de la presencia de la Familia Comboniana en Mozambique, a los que asistieron poco más de un centenar de personas, donde, según sus deseos, fue enterrada el 9 de septiembre de 2022, entre súplicas de paz para el norte de Mozambique. El papa Francisco recordó y rezó por sor María de Coppi el siguiente domingo, 11 de septiembre.

Sé que estoy comparando lo incomparable, pero la sensación de quienes siguen la situación en el norte de Mozambique es que ni siquiera se le da la suficiente importancia a la muerte de un extranjero, que dedicó toda su vida a servir al pueblo mozambiqueño, y que esta muerte queda aún más «ahogada» por la muerte de la mediática reina Isabel II.

No está de más recordar que, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hay unas 800 mil personas desplazadas internas a causa del conflicto, y que unas 4.000 personas ya han perdido la vida. Entre ellas hay sin duda muchas grandes mujeres (y hombres) que ni siquiera han tenido derecho a una noticia y a un funeral digno.

No está de más recordar que los atentados en Cabo Delgado, y ahora también en Nampula, siguen ocurriendo, que mujeres y hombres siguen muriendo todos los días, víctimas de estos atentados, sin derecho a la noticia y a un funeral digno, porque eso no da a las audiencias lo mismo que el funeral de la reina de Inglaterra.

Sara Poças
Fuente: https://www.padresvicentinos.net/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This