Evangelio y Vida para el 27 de julio de 2022

por | Jul 27, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 1 comentario

“Lleno de alegría, va y vende todas sus posesiones para comprar aquel campo”

Jer 15, 10. 16-21; Sal 60; Mt 13, 44-46.

Jesús compara el Reino de los Cielos con un tesoro y una perla muy valiosa, dándonos a entender que el Reino es lo más valioso que hay y que frente a él todo lo que tengamos no tiene valor, por eso hay que venderlo todo, hay que sacrificar todo para conseguirlo. El Reino es lo absoluto, es lo perdurable, nunca terminará, es un don, un regalo de Dios, pero exige una respuesta.

¿Qué estás dispuesto a vender para conseguir el Reino? ¿Estás dispuesto a dejarte despojar de lo que tienes, de lo que te gusta, con tal de poseerlo? La vida no nos pide permiso, nos despoja, aunque no queramos, de muchas posibilidades, de fuerzas, de salud, de memoria. Pero, hay otro despojo voluntariamente ofrecido que nos ayuda a alcanzar el Reino prometido, es el que nos enseña Jesús. Él vivió despojándose: se despojó de su cielo y de su condición de Dios para hacerse hombre y compartir nuestras fragilidades y vino  a vivir con nosotros para decirnos y demostrarnos que Dios nos ama. Estuvo dispuesto a todo, se  despojó de su propia voluntad con tal de cumplir la voluntad del Padre, y dijo: “Yo doy mi vida, nadie me la quita”. ¿Estamos dispuestos a seguirlo por este camino?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Silvia Bermea Ordóñez HC.

Etiquetas:

1 comentario

  1. Rud Roldán

    Muy buen comentario, es verdad, debo preguntarme frecuentemente de que pensamientos, actitudes o prejuicios debo despejarme.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This