San Juan Bautista, la Madre Seton y el significado de los cumpleaños

por | Jun 24, 2022 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

A todos nos gusta celebrar los cumpleaños, pero santa Isabel Ana Seton vio intuitivamente algo que la Iglesia católica también ve de forma singular: los cumpleaños tienen un significado profundo y poderoso.

El 24 de junio se celebra la Natividad de San Juan Bautista, exactamente a medio año de la Navidad. Curiosamente, la Iglesia nunca deja pasar tres meses sin alguna noticia de nacimientos: Navidad (25 de diciembre), la Anunciación (25 de marzo), la Natividad de San Juan Bautista (24 de junio), la Natividad de la Santísima Virgen María (8 de septiembre) y la Inmaculada Concepción (8 de diciembre).

Imagen: El nacimiento de Juan Bautista, de Artemisia Gentileschi

La vida y las ideas de Santa Isabel Ana Seton nos ayudan a profundizar en estos aniversarios, y en los nuestros.

En primer lugar, es algo prácticamente obvio, pero igualmente significativo: los nacimientos traen alegría, incluso en tiempos difíciles.

Hablando de Juan en el Evangelio de la Misa de Vigilia de este día, el ángel le dice a Zacarías: «Y tendrás alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque será grande a los ojos del Señor».

Santa Isabel Ana Seton, madre de cinco hijos, conocía la dulzura de los nacimientos de los bebés. Como madre se deleitaba con sus bebés, diciéndole a su cuñada, Rebeca, que besaría mil veces a su bebé Ricardo, «tu angelito», y que compartiría «un pequeño rizo de su hermosa cabellera de pelo claro».

Llamó a su hija Catalina «un pequeño querubín» y dijo: » no se puede concebir un pequeño ser más apacible».

Sin embargo, a veces no es evidente que el nacimiento de un hijo pueda traer alegría. De hecho, los niños pueden traer dolor, dificultades y angustia.

En 1796, al poco tiempo de casarse, Isabel y su marido se enfrentaron a profundas dificultades económicas. «En estas horas de dolor, no sólo puedo sostener el ánimo de mi pobre marido, sino también sostenerme esperando cada día el nacimiento de otro pequeño dependiente, además de nuestro hijo y nuestra hija», escribió.

Cuando los pequeños Ana y Guillermo conocieron a su nuevo hermano Ricardo, la futura santa señaló que su marido «ha superado cada una de las duras pruebas y angustias del corazón como nuestra pesada pérdida» sencillamente «remitiendo todo a Aquel que nos da poder para soportar esos males, que todo ser humano debe soportar en su proporción».

Esto es lo que los bebés son para nosotros: un recordatorio de que somos cocreadores con Dios, a cuya imagen y semejanza está hecho todo niño.

En segundo lugar, los aniversarios no sólo marcan el comienzo de nuestra vida física. También nos recuerdan nuestra vocación.

La primera lectura de la Misa del día no puede ser más clara. «El SEÑOR me llamó desde mi nacimiento, desde el vientre de mi madre me dio mi nombre. Hizo de mí una espada afilada», dice (Isaías 49,1b-2a).

Por supuesto, continúa profetizando sobre la vocación única y excelsa de san Juan Bautista, pero cada uno de nosotros también nace con una vocación.

El Salmo de la Natividad de San Juan Bautista es uno de los favoritos. Piensa en él como una canción de cumpleaños que todos podemos cantar para nosotros mismos. «Te alabo porque he sido creado maravillosamente. En verdad tú has formado mi ser íntimo; me tejiste en el vientre de mi madre. Te doy gracias porque he sido creado de forma maravillosa» (Salmo 139,14).

Isabel compartió su versión de esta canción cuando cumplió 33 años, y comentó en una carta: «Mi feliz cumpleaños: el primero en el curso de treinta y tres años en el que el alma se ha alegrado sinceramente de que existe para la Inmortalidad».

La Madre Seton celebraba así los cumpleaños. Resumió el significado del octavo cumpleaños de su hija Anna Maria, diciendo: «Es tu cumpleaños, el día en que te tuve por primera vez en mis brazos. Que Dios todopoderoso te bendiga, hija mía, y te haga su hija para siempre. El alma de tu madre le ruega que te guíe por este mundo».

Pero es por ello que su cumpleaños también puede recordar su muerte.

En la América primitiva, una época en la que la medicina era todavía rudimentaria y la higiene no estaba suficientemente desarrollada, la enfermedad y la muerte eran una parte constante de la vida. No hay que ir muy lejos para ver la fuerte conexión entre nacimiento, vocación y muerte.

Isabel, después de haber perdido a dos de sus hijos, escribió una oda para el 19º cumpleaños de Catalina Seton. «¿De quién es este cumpleaños, mi querido Salvador? Es el de mi querida, el de mi hija, el de mi amiga… ¿De quién es el cumpleaños que has dicho? Del alma redimida tan querida, la porción más querida de mí en la tierra para ser una porción más querida aún en el cielo».

Como guía espiritual de la Madre Seton, el padre Simon Brute le escribió: «cada momento su nacimiento… su muerte, nuestra Eternidad».

Pero, un cumpleaños es una llamada no sólo a un individuo, sino a toda una comunidad.

El Evangelio describe el cumpleaños de Juan de esta manera. «Cuando llegó el momento de que Isabel tuviera su hijo, dio a luz a un niño. Sus vecinos y parientes se enteraron de que el Señor había mostrado su gran misericordia con ella, y se alegraron con ella» (Lucas 1,57-58).

Un cumpleaños es el recordatorio del día en que una persona llega al mundo absolutamente a merced de los elementos, y bajo el cuidado de otros seres humanos, incapaz de sobrevivir sin otros. Los padres cuidan de esta nueva persona, y una comunidad ayuda a cuidarla.

La amiga de Isabel Ana Seton, Catherine Mann Dupleix, a quien llamaba cariñosamente Due, la ayudó tras el nacimiento de su quinto bebé. Isabel escribió más tarde: «Este es el cumpleaños de tu dulce Rebeca, un día memorable para las dos. ¡Qué no sufriste por mí, mi Due, en ese día! Fuiste la primera persona que acarició y amamantó al querido pequeño ser, y después añun nos diste muchos, muchos días y noches de vigilancia y ansiedad».

Pero para algunos, hay más de un modo de dar a luz.

La lectura del Antiguo Testamento que describe la vocación de Juan dice: «Es poco, dice, para que seas mi siervo, para que levantes las tribus de Jacob y restaures a los supervivientes de Israel; te haré luz de las naciones, para que mi salvación llegue hasta los confines de la tierra» (Isaías 49,6).

San Juan Bautista fue llamado a ser líder de muchos. Del mismo modo, santa Isabel Ana Seton no fue sólo una madre de cinco hijos. Fue madre de muchos en su tiempo, a los que se suman otros muchos hasta el día de hoy. Había vivido con y para los niños antes de hacerse religiosa, y continuó haciéndolo después de fundar una comunidad de religiosas para las que también era verdaderamente «Madre».

En 1810, escribió que estaba «en paz… en medio de cincuenta niños».

Al igual que san Juan Bautista fue el precursor de Cristo, los hijos de Isabel fueron los precursores de una maternidad espiritual, una maternidad que ahora nos incluye a cada uno de nosotros. «Soy una madre abarcada por muchos hijos de diferentes disposiciones… obligada a amar, instruir y proveer a la felicidad de todos».

TOM HOOPES, autor de The Rosary of Saint John Paul II [El Rosario de San Juan Pablo II], es escritor residente en el Benedictine College de Kansas, donde imparte clases. Antiguo reportero en el área de Washington, D.C., fue secretario de prensa del Presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y pasó 10 años como editor del periódico «National Catholic Register» y de la revista «Faith & Family». Su trabajo aparece con frecuencia en el «Register», «Aleteia» y «Catholic Digest». Vive en Atchison, Kansas, con su esposa, April, y tiene nueve hijos.

Fuente: https://setonshrine.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This