Evangelio y Vida para el 24 de junio de 2022

por | Jun 24, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«Alégrense conmigo porque encontré la oveja perdida»

Ez 34, 11-16; Sal 22; Rom 5, 5-11; Lc 15, 3-7.

Esta devoción al Sagrado Corazón de Jesús se inspira en la petición del mismo Jesucristo en sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque. Jesús se mostró a ella y señalando con el dedo su corazón, dijo: Mira este corazón que tanto ha amado a los hombres y a cambio no recibe de ellos más que ultrajes y desprecio. Tú, al menos, ámame. Esta revelación sucedió en la segunda mitad del siglo diecisiete.

El corazón es el símbolo del amor, del afecto, del cariño, de la entrega. Y el corazón de Jesús significa amor en su máximo grado; significa amor hecho obras, impulso generoso a la donación de sí mismo hasta la muerte.

El crucifijo que llevamos al cuello o que colgamos en nuestras casas quiere ser un recuerdo de esta verdad: “Me amó y se entregó a sí mismo por mí» (Gal 2,20). Santa Teresa de Ávila, grande maestra de vida espiritual decía: De ver a Cristo, me quedó impresa su grandísima hermosura. Ojalá que cada vez que veamos la imagen de Cristo crucificado pensemos: “Él me amó y se entregó por mí».

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Benjamín Romo Martín C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This