Cuando la realidad toca nuestra fibra más sensible

por | Jun 11, 2022 | Formación, Michael Carroll, Reflexiones | 0 comentarios

«Este vídeo es personal». Así escribe el que antes fuera un sin techo, Mark Horvath. Con algo de suerte pudo escapar de la falta de hogar. Desde entonces, trata de mostrar la realidad de los sin techo a través del testimonio de personas reales que viven en esta situación.

Debo admitir que no esperaba que su vídeo me afectara tan profundamente. Trata de una dimensión de los sin techo de la que todos hemos oído hablar… pero que pocos han visto. Todos hemos dicho muchas veces que una imagen vale más que mil palabras. Ahora me encuentro sin palabras.

No creo que vuelva a leer, escribir o escuchar las palabras «operación de desalojo de personas sin hogar» sin pensar en este vídeo.

Dos imágenes, en particular, me perturban.

Monica

Hace unos meses, la presentó en un breve documental. En este vídeo se ve cómo descubrió que, durante un «desalojo», su única posesión, una autocaravana, había sido retirada.

Mónica había perdido sus dos piernas tres meses antes. No recibe ninguna otra ayuda más allá de los cupones de alimentos… Hace tres meses, Mónica vivía en una tienda de campaña para personas sin techo en Los Ángeles. La temperatura bajó hasta los 0 grados centígrados. Mónica no tenía suficientes mantas. Sus pies empezaron a ponerse morados. Mónica esperó unas semanas para ir al hospital. Después de la operación se despertó con muñones en las rodillas. Le habían amputado las dos piernas.

Pero su historia empeora. El hospital sacó a Mónica de nuevo a la calle sin ningún tipo de apoyo. Imagínate perder las piernas siendo una persona sin hogar. Tener que volver a aprender todo, incluso cómo ir al baño, y no tener ninguna ayuda. Tristemente, es muy común que los hospitales dejen a las personas sin hogar de nuevo en la calle.

Ahora no tiene ni idea de dónde está.

La otra imagen no tiene nombre:

Un anciano demacrado y encorvado intenta tirar de las pocas posesiones que tiene en un trineo improvisado. Es uno de los pocos afortunados a los que se les ofreció algún tipo de refugio.

Horvath señala la ironía de que los trabajadores de «saneamiento» y el personal de las fuerzas del orden tengan acceso a instalaciones sanitarias portátiles. La ciudad utiliza un presupuesto de 70 millones de dólares para «limpiar», pero no proporciona cestos de basura.

Escribe:

Las ciudades de todo Estados Unidos están dedicando más recursos a apartar a los sin techo de la vista que a trabajar para sacar a la gente de la calle. Como el número de personas sin hogar sigue aumentando, la creciente criminalización empeorará la situación de los sin techo. Mark Horvath

Las redadas y la criminalización no contribuyen a resolver el problema de los sin techo, salvo que cuestan a los contribuyentes 70 millones de dólares al año sólo en Los Ángeles. Detengan el ciclo, detengan la locura, detengan la criminalización y las redadas.

¿Lo mejor? Las redadas son un ciclo interminable de inutilidad y despilfarro de dinero de los contribuyentes. Los indigentes apartan las pertenencias que pueden del camino de los desalojos. Los trabajadores de saneamiento lo tiran todo.

El propio Mark Horvath ha roto el molde.

Después de un largo periodo de desempleo debido a la crisis de 2008 y de perderlo todo por segunda vez, Mark cogió su cámara y empezó a utilizar las redes sociales para ayudar a contar las historias de las personas sin hogar. Con sólo un presupuesto inicial de 45 dólares y mucha tenacidad, Mark ha utilizado los medios sociales para llegar al público en general y cambiar la percepción que la gente tiene de una crisis social muy grave que mayormente es ignorada.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This