María, modelo de vida (poema)

por | May 11, 2022 | Confraternidades, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Con la pandemia perdimos seres queridos, y muchos cayeron en la angustia y el abismo del sufrimiento. Allí, María, nuestra Madre, llega a iluminar nuestras vidas.
Más que un poema, les presento una conversación piadosa llena de amor y admiración, donde siento que ella abraza, consuela y reconforta nuestro débil corazón, y lo llena de paz.

Madre amada, Celestial Princesa
mira mi imperfección y dame tu corazón.
María, si camino en la oscuridad,
coge mi mano y aléjame de la maldad.
María, cúbreme con tu santo manto
y quítame este dolor que me aflige tanto.
María, esposa de San José, aumenta mi fe.

María, tú eres mi energía, eres suave atardecer.
Tú me sostienes y no me dejas caer.
Cuidas de mí, como cuidaste a Jesús.
¡Ayúdame a ser noble y sencilla como tú!
Enséñame a cumplir la voluntad de Dios
y dar un Sí rotundo como lo hiciste tú.

María, Reina de los Cielos y Señora de los ángeles,
Madre de los pobres y olvidados, dame paz interior
para escuchar a Dios como lo hiciste vos
Que al ayudar a mi prójimo me pierda en tu mirada,
¡Ayúdame a tener una vida consagrada!

No hay un más corazón lleno de bondad
Que aquella que dijo Sí, con humildad.
No hay más grande ejemplo de vida consagrada en amor
que aquella que dijo Sí, y cuido a nuestro señor.
No un hay un corazón que ame más
que aquella que dijo Sí, y lo acompaño hasta el final

María, tu pureza, tu amor maternal,
no se compara con nada terrenal.
Cuando contigo me uno en oración,
sé que Jesús nos dará la salvación.
Eres fragancia, eres dulce armonía,
eres paz en mi interior,
Eres el néctar que purifica el alma mía,
Caminar contigo es mi mayor alegría.

María, tú eres el camino más grande de amor,
tú eres nuestra madre, eres nuestro ocaso de sol,
eres nuestra estrella, eres luz celestial,
eres agua de vida en mi dulce manantial,
eres consuelo del alma en mi cantar,
eres mi puente al cielo que me lleva a Dios,
¡Tu eres la Reina de la paz, eres dueña de nuestro corazón!
Que seguirte con humildad nos lleve a la santidad

María, guíanos en el Voluntariado Vicentino.
Tú eres modelo de vida en nuestro camino.
María mujer de fe, madre de la Iglesia,
llénanos de tú espíritu evangelizador
para que prediquemos y ayudemos siempre con amor.

María, Madre de los pobres y Madre de la esperanza,
que sigamos al pie de la cruz como lo hiciste tú.
Que al servir a los pobres y necesitados
encontremos allí a Jesús, tu hijo amado.

Diana Rocio Ormeño Arguedas.
Voluntariado Vicentino de Pisco/AIC, Perú.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This