El dolor ajeno

por | May 10, 2022 | Conflicto en Ucrania, Formación | 0 comentarios

De entre las muchas desgracias y calamidades que está trayendo consigo la invasión rusa en Ucrania la peor de ellas es la afectación física en millones de personas absolutamente inocentes.

Tras el ataque a Ucrania, varios miles de personas inocentes han muerto ya, y centenares de miles se han visto obligadas a salir corriendo de sus hogares de siempre con un bolsito y cuatro pertenencias en él. Todas sus propiedades, sus bienes ganados con el sudor y esfuerzo de muchos años, se han quedado en Kiev, en Dnipro, en Járkov, en Odesa, en Mariúpol, en Zaporiyia, en Mykoláiv, en Melitópol.

Creo que nos cuesta ponernos en la piel de todos esas familias. Éste ha sido el mayor éxodo ciudadano de un país europeo desde el fin de la 2a Guerra Mundial. Es como si de la noche a la mañana tuviéramos que salir huyendo de Valencia, Bilbao, Santiago o Salamanca porque un pa­ís vecino se arroga el derecho de in­vadirnos bajo un pretexto de “desnazificación”.

La situación es grave y ya está afectando a la economía, el ánimo y la esperanza del mundo entero. Pues bien, no hago más que preguntarme algo que quizá todos debamos plan­tearnos: ¿Qué podemos hacer nos­otros, como cristianos, desde el pun­to del orbe en que nos encontramos? En primer lugar, rezar por el fin de esta guerra absurda y terrible. Pero, en segundo lugar, contribuir con obras reales y palpables de caridad. Pienso que una actitud conjunta de solidaridad hacia el prójimo puede más, a la larga, que cualquier espíritu de queja o de simple revancha.

El ejemplo de San Vicente de Paúl

San Vicente de Paúl es conoci­do como el “santo de la caridad”. Mereció este calificativo por dedicar su existencia a la asistencia a los más pobres y desvalidos. Él mismo sufrió en sus propias carnes grandes dolo­res: permaneció prisionero de unos piratas durante 3 años en Túnez, fue acusado injustamente de robo y pa­deció la “noche oscura” en su alma. Aquello le fortaleció en su fe, sin duda, y le convenció de la importancia del amor.

Tal y como él mismo señaló, “me di cuenta de que yo tenía un tempe­ramento bilioso y amargo y me convencí de que con un modo de ser áspero y duro se hace más mal que bien en el trabajo de las almas. Y entonces me propuse pedir a Dios que me cambiara mi modo agrio de comportarme, en un modo amable y bon­dadoso y me propuse trabajar día tras día por transformar mi carácter áspero en un modo de ser agradable”. Ya sabemos en qué resultó aquella transformación: en la fundación de unos grupos de caridad que ayudaban a los más ne­cesitados y que, con la ayuda de Santa Luisa de Marillac, han llegado a formar ahora una congregación de más de 30.000 religiosas repartidas en casi 3500 casas.

El cambio fue quizá pequeño a los ojos de los demás, pero notable en su interior. Lo mismo pode­mos intentar hacer nosotros. A la mayoría no nos hará falta ir a las fronteras ucranianas para combatir a los rusos, pero sí tender la mano a nuestro familiar, a nuestro com­pañero de trabajo, al pariente que acoge a refugiados… y sin esperar nada a cambio.

Autor: Guillermo Callejo Goena
Fuente: Revista El Pan de los Pobres, número de mayo de 2022.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This